La organización no gubernamental IsraAID envió un equipo de respuesta de emergencias a Mozambique luego de que el país africano fuera golpeado por el devastador ciclón Idai. La Organización de las Naciones Unidas consideró a éste el peor desastre natural de la historia del hemisferio sur.

El ciclón, que se extendió por Mozambique, Malawi y Zimbabwe, en el sudeste de África, dejó a su paso decenas de miles de casas en ruinas, cultivos e infraestructura deshechos, y una estimación de más de un millar de víctimas.

En total, se cree que más de 2,6 millones de personas de los tres países se vieron afectadas por la poderosa tormenta. Beira, la ciudad portuaria de Mozambique y cuarta más grande del país, fue la más afectada. Recibió el impacto directo del ciclón, que con su fuerza devastadora destruyó más del 90 por ciento de la ciudad.

La delegación de IsraAID viajó con la misión de distribuir suministros de socorro, prestar primeros auxilios psicológicos y restablecer el acceso al agua potable a las comunidades afectadas en Mozambique.

“Muchas personas se encuentran en situaciones desesperadas, varios miles luchan por sus vidas en este momento. Están sentados en los techos, en los árboles y en otras áreas elevadas”, dijo el portavoz de UNICEF, Christophe Boulierac. Y advirtió: “Esto incluye familias y obviamente muchos niños”.

En 2018, los equipos de respuesta de emergencia de IsraAID asistieron a unas 26,300 personas afectadas por catástrofes naturales en todo el mundo, proporcionándoles agua potable, apoyo comunitario y alivio psicológico.

Las últimas grandes campañas de la ONG fueron activadas tras el paso de los huracanes Florence, Michael y Harvey, y los incendios forestales del norte de California en los Estados Unidos. Sus equipos aún operan en algunas áreas de Guatemala, México, República Dominicana y Puerto Rico.

Las donaciones para apoyar los esfuerzos de ayuda para el desastre de IsraAID en Mozambique pueden hacerse a través del Fondo de Respuesta de Emergencia de IsraAID.