Un equipo de respuesta a emergencias de la organización israelí IsraAID llegó a Puerto Rico la semana pasada a prestar ayuda a víctimas del huracán María, que destruyó embalses, edificios y casas, y cobró la vida de 15 personas.

El equipo lo componen miembros de la unidad de Haití.

Después de evaluar la situación, su prioridad fue distribuir e instalar filtros de agua en los lugares más afectados y enseñar a los residentes a usarlos. Además, está distribuyendo alimentos y artículos de aseo en barrios de bajos ingresos.

Natalie Revesz, directora de la misión de IsraAID, describió así lo que vio: “La isla está en ruina total, hay automóviles destrozados en todas las calles, embarcaciones que fueron arrastradas tierra adentro, muchos árboles destruidos y caídos, y postes eléctricos y cables por el suelo. La falta de electricidad también ha afectado al abastecimiento de agua potable y muchas áreas no tienen acceso a ella o es muy limitado. La gente está preocupada y conmocionada, y hay una tremenda sensación de confusión e incertidumbre”.

El terremoto derrumbó casas y edicicios, y volcó automóviles, y tumbó árboles y postes eléctricos. Cortesía de IsraAID.

IsraAID es uno de los pocos organismos extranjeros de ayuda que ha llegado a la isla. Además de entregar comestibles y artículos de primera necesidad, está ofreciendo ayuda psicológica posraumática a residentes que desplazados de sus hogares y entrenando a voluntarios locales para que puedan brindar servicios similares.

Actualmente, más de 11.000 personas están viviendo en refugios temporales. Según IsraAID, hay una creciente preocupación por el impacto físico y sicológico que pueda tener la tragedia en ancianos y en otras personas.

“Nuestro equipo está trabajando en estrecha colaboración con organizaciones locales, entre ellas la comunidad judía, para evaluar las necesidades más urgentes e inmediatas. IsraAID sigue comprometida para ayudar a residentes, familias y las poblaciones más afectadas”, dijeron Yotam Polizer y Navonel Glick, codirectores ejecutivos de la organización en un comunicado.

El equipo seguirá examinando las necesidades inmediatas y a medio y largo plazo en la isla, agregaron.

Se calcula que hay unos 1.500 judíos en la isla, la mayoría en San Juan, la capital.

En septiembre, junto con otras organizaciones humanitarias israelíes, los voluntarios de IsraAID viajaron a México, Texas y Florida a socorrer a víctimas de huracanes que afectaron a miles y dejaron destrucción a su paso. Desde su creación en 2001, IsraAID ha respondido a crisis humanitarias en 41 países y tiene programas en curso en 14 países.