Los materiales de revestimiento que protegen contra el fuego, el agua o las temperaturas extremas no son algo nuevo. Pero una pintura de alta tecnología, producida en Israel y llamada SolCold, no sólo protege las superficies contra el sol sino que aprovecha la energía de éste para activar un mecanismo de enfriamiento que ofrece aire acondicionado sin electricidad.

Ha leído bien: este revestimiento, de doble capa, absorbe los rayos del sol y transforma esa energía en forma de frío. Cuanto más caliente sea la radiación solar, más se enfría la superficie, lo que hace que la pintura tenga el potencial de ofrecer una solución en climas intensamente soleados como África y América Central y del Sur.

Esta nueva empresa, con sede en Herzliya, cerca de Tel Aviv, está recaudando fondos y planea comenzar pruebas dentro de los 18 meses después de cerrar una ronda financiación de serie A en el primer trimestre de este año. Las pruebas se realizarán en dos edificios comerciales y uno residencial en Israel y Chipre.

La pintura, de doble capa, transforma la radiación solar en forma de frío. Cortesía de SolCold.

En entrevista con ISRAEL21c, Gadi Grottas, cofundador de SolCold, dijo que la empresa ha recibido cientos de pedidos y preguntas sobre derechos de distribución, que valora en unos 100 millones de dólares, en África, Australia, Brasil, Bolivia, Chile, China, Francia, India, Italia, Japón, Kuwait, México, Filipinas, Turquía y Estados Unidos.

La pintura está despertando interés para recubrir vehículos, gallineros, barcos de carga, centros comerciales, estadios, aviones, satélites, invernaderos, equipos militares y edificios, entre otros.

¿Por qué una empresa que está apenas empezando ha recibido tanta atención?

Se dio a conocer, inicialmente, en junio de 2016, cuando fue una de las seis israelíes escogidas por el Departamento de Estado de los Estados Unidos y la Casa Blanca para participar en la Cumbre Global de Emprendedores , que tuvo lugar en California.

Y en octubre del año pasado fue finalista en la competencia de tecnología avanzada de Hello Tomorrow, un evento que reúne empresarios, ejecutivos e inversionistas de todo el mundo, celebrado en París.

“Tratamos de pasar desapercibidos hasta julio de 2017, pero tan pronto como tuvimos un poco de publicidad cientos de personas empezaron a ponerse en contacto con nosotros para distribuir el producto”, dijo Grottas a ISRAEL21c.

Interior del centro de desarrollo de SolCold en Herzliya. Cortesía.

Hasta un 60% menos de consumo energético

La tecnología de “dispersión fluorescence”, en la cual se basa SolCold, fue creada por el ingeniero eléctrico Yaron Shenhav, cofundador y director ejecutivo de la compañía.

Según Grottas, “no tenemos miedo de que nos copien porque la tecnología es muy compleja y no hay mucha gente que esté familiarizada con ella. Hemos integrado conocimientos únicos en termodinámica, nanotecnología y física cuántica, y estado trabajando en la idea durante los últimos cuatro años. También registramos una patente que está pendiente de ser aprobada”.

Grottas espera que la pintura sea asequible y ofrezca un retorno de la inversión bastante rápido. Todos los materiales que se usan para hacerla existen en el mercado, son 100% ecológicos y libres de emisiones de carbono y se activan con la energía del sol, agregó.

Cuando se sometió a prueba con un simulador solar en un laboratorio, la pintura, de doble capa, redujo la temperatura de un objeto en 1,2 °C usando el equivalente de sólo el 1% de la energía solar.

“La pintura podría reducir el consumo de electricidad en hasta en un 60% y puede durar de 10 a 15 años antes de necesitar una nueva capa”, dijo Grottas.

El equipo de SolCold. De izq. a der., Yaron Shenhav, cofundador; el profesor Guy Ron, director técnico; y Gadi Grottas, cofundador. Cortesía.

En la actual fase experimental es de color azul claro, aunque se ha pensado crear más colores, sobre todo en respuesta a los pedidos de fabricantes de automóviles, dijo Grottas.

Uno de los principales clientes de la pintura pueden ser las granjas avícolas porque el clima cálido estresa a las gallinas, lo cual reduce considerablemente su productividad.

Pero Shenhav se imagina ciudades enteras de climas cálidos donde se va a usar la pintura para revestir edificios residenciales y comerciales, lo que consumiría menos energía y, por lo tanto, reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

“Nuestra tecnología puede enfriar cualquier cosa bajo el sol”, concluyó.

Para más información, haga clic aquí.