Los tradicionales festejos de Purim fueron aún más coloridos este año ya que coincidieron con la migración de millones de mariposas que crearon el telón de fondo perfecto para las celebraciones que tuvieron lugar en todos los rincones del país.

Las “damas pintadas” (su nombre científico es Vanessa cardui) iban en camino de la Península Arábiga a Chipre y luego al resto de Europa en la migración más grande observada en Israel en los últimos años.

Un hombre sostiene mariposas en Israel. 21 de marzo de 2019. Foto: David Cohen/Flash90

“Las enormes cantidades que llegaron del este vinieron desde Kuwait o de la Península Arábiga. Aquí bajaron para hacer una parada de una noche y se alimentaron con el el néctar de las muchas flores que hay en los campos en este momento, como los crisantemos. El domingo por la mañana volaron hacia la costa en dirección a Chipre y Europa”, explicó Dubi Binyamini, encargado de la Asociación de Amantes de las Mariposas en Israel.

El especialista, sorprendido como todos los israelíes, explicó que recibió informes de avistamiento de las mariposas desde Be’eri, en el norte del Négev, hasta el Golán y que en su peregrinaje, los insectos cubrieron un frente de al menos 200 kilómetros..

Una “dama pintada” en una rama en el norte de Israel. 21 de marzo de 2019. (David Cohen/Flash90)

“Sabemos cuántas mariposas pasan por metro cada minuto. Creemos que hubo al menos 100 millones de mariposas surcando los aires de Israel”, describió Binyamini.

Las “damas pintadas” se pueden hallar en todos los continentes excepto en América del Sur y la Antártida. Son fáciles de detectar debido a sus alas de color marrón anaranjado con manchas blancas y negras.