Una figura de Santa Claus de varios siglos de antigüedad le ha dado a los arqueólogos israelíes un motivo especial para sentirse alegres.

Dekel Ben-Shitrit estaba trabajando recientemente en un jardín en el Moshav Hayogev, en el valle de Jezreel, cuando un objeto escondido entre las plantas le llamó la atención. Era un anillo con una figura humana.

El jardinero se dio cuenta de que era antiguo, pero no sabía si era valioso o raro. Así pues, publicó una foto de éste —¿dónde más?— en Facebook.

Dror Ben-Yosef, director del Centro de Educación de la Autoridad de Naturaleza y Parques de Israel en la Baja Galilea y residente del Kibbutz Hazorea, cerca al moshav, vio la foto y puso en contacto a Ben-Shitrit con la Autoridad de Antigüedades de Israel.

La figura del anillo es la de San Nicolás, la inspiración más conocida del personaje navideño que lleva regalos, conocido como Santa Claus, Papá Noel o el Viejito Pascuero, entre otros. La tradición dice que San Nicolás era un hacedor de milagros que daba regalos en secreto.

El jardinero Dekel Ben-Shitrit con el anillo. Foto de Nir Distelfeld/ Autoridad de Antigüedades de Israel.

Se cree que el anillo fue hecho entre los siglos doce y quince, según Yana Tchekhanovetz, arqueóloga de la Autoridad especializada en el período bizantino.

“En el anillo se ve la figura de un hombre calvo con un bastón. Tras un examen preliminar parece que se trata de San Nicolás sosteniendo un cayado de obispo, lo que lo caracterizaba“, dijo Tchekhanovetz. “El anillo sorprende por lo bien conservado que está y será una gran contribución para la ciencia”.

En el mundo cristiano de Oriente, San Nicolás es considerado el santo patrón de los viajeros. El anillo probablemente perteneció a un peregrino que buscó la protección del santo en sus viajes, agregó Tchekhanovetz.

El Moshav Hayogev está situado al oriente de Tel Megiddo y de asentamientos de la época romana y bizantina de Legio, que está cerca. La principal vía romana que unía a Legio con el Monte Tabor pasaba cerca al moshav, explicó Yotam Tepper, experto de la Autoridad en esas vías.

“La ruta también debió haber sido usada durante siglos por peregrinos cristianos en ruta a los sitios de culto en el Monte Tabor, Nazaret y en los alrededores del Mar de Galilea”.