Un día de playa es uno de los mejores momentos del verano para hijos y padres. Ciento cuarenta playas con abundancia de arena para excavar, además de oleaje tranquilo, aguas de cálidas temperaturas y vientos fuertes para volar cometas, hacen de Israel el lugar perfecto para pasar un día de sol con la familia junto al mar.

Las mejores playas para niños deben ser limpias, seguras y accesibles, y tener bastantes baños y puestos de venta de comida y bebidas. Los padres también prefieren playas donde no haya peligro de matkot (un juego de palas que se juega entre dos o más personas, similar al tenis de playa) y medusas.

Afortunadamente, en los dos últimos años se han visto banderas de color púrpura en las playas, que alertan a los visitantes de la presencia de medusas. Pero aún no hay un sistema que los alerte de la presencia de jugadores de matkot.

El guía turístico Avi Abrams y el Ministerio de Turismo nos han ayudado a recopilar la siguiente lista.

Palmahim

La playa está cerca de Tel Aviv y de un parque nacional. Foto de Nati Shohat/FLASH90.

Cumple con todos los requisitos de playa ideal y está lo suficientemente cerca de Tel Aviv —20 km— pero sin el ajetreo de las playas de ésta.

Enmarcada por acantilados y un parque nacional, es uno de los pocos sitios de costa en el país que permanece virtualmente virgen. Tiene un solo salvavidas, pero hay duchas, baños, sombrillas, mesas de picnic y un centro de primeros auxilios durante el verano. Incluso puede cargar la batería de un celular en vestuarios con puertos de USB.

También encontrará un encantador restaurante de productos lácteos, y cantidades de espacio para estacionar. No se moleste en traer una piscina para niños, pues con el paso de los siglos la erosión ha formado cantidades de pequeños pozos naturales en la roca de los acantilados.

Habonim 

Las familias con espíritu aventurero pueden acampar en la playa. Foto de Hadas Parush/FLASH90.

Situada detrás del Parque Nacional de Tel Dor, cerca de Zichron Ya’akov, Habonim es otro lugar pintoresco. Es la playa con más bahías, calas y ensenadas en Israel, donde el mar es poco profundo y no tiene oleaje. Es ideal para practicar remo con los niños. No se aventure muy lejos, porque puede haber corrientes y no hay salvavidas. En la parte norte encontrará inodoros, duchas y un pequeño bar.

También hay dos senderos naturales que la familia puede disfrutar junta. Una caminata por el primero, que pasa por acueductos y un embalse, dura una hora. El segundo es el doble de largo y pasa por el estuario del Tninim hasta llegar al mar.

Las familias con espíritu aventurero pueden acampar en ella por la noche. Los adolescentes pueden hacer paracaidismo y parapente. En la playa Dor, que está cerca, se puede ver un naufragio real a pocos metros de la costa y una laguna llamada “Cueva azul”.

Ein Bokek

El nuevo malecón de Ein Bokek, en el Mar Muerto en. Foto de Mickey Lengental.

 El Mar Muerto no es el lugar ideal para evocar momentos alegres de niños que juegan con las olas. Pero hay otras cosas que se pueden hacer sin necesidad de esos recuerdos.

Un nuevo paseo de 4 km facilita el acceso a amplias playas donde encontrará tumbonas, duchas, marquesinas, equipos deportivos y zonas de juegos. Hay promociones para familias que quieran dar un paseo por el malecón en Segway. Incluso puede llevar un carrito de bebé hasta la misma orilla.

Tze’elon

El Mar de Galilea —que es en realidad un lago grande— tiene fantásticas playas para la familia. Aunque en el pasado atraían a adolescentes que cantaban karaoke a todo volumen, en muchas está prohibida ahora la música ruidosa, lo que las ha convertido en sitios perfectos para descansar.

De 1 km de extensión, es la más larga y hace alarde de tener arboledas sombreadas y flora y vegetación únicas. Hay un buena cantidad de prados, áreas para picnic, fuentes de agua, sombrillas, baños, duchas y un poste para recargar teléfonos.

Achziv

De 5 km de extensión y situada al norte de Nahariya, esta majestuosa playa ofrece mucho más que castillos de arena y helados, y es de visita obligada para amantes de la naturaleza y la aventura. Organice con los niños una “búsqueda de tesoros” y verá que no faltan, entre los cuales hay piedras brillantes, caparazones de moluscos, anémonas, erizos y crías de pulpo escondidos entre las rocas.

Las tortugas ponen huevos en ella durante los meses de verano (julio y agosto). Tiene, además, piscinas y lagunas de color turquesa. La parte conocida como Banana Beach ofrece un buen número de servicios y zonas verdes para descansar, hacer picnic o acampar.

Michmoret

A sólo 40 minutos al norte de Tel Aviv, atrae a una curiosa mezcla de hippies, familias y windsurfistas. El estacionamiento es amplio y barato, y puede dejar el auto todo el día. Las dunas se tornan de colores naranja, rosa y rojo cuando el sol empieza a ocultarse en el horizonte.

Los sábados hay lugares donde los niños se pueden dedicar a las manualidades. ¿Se olvidó traer un cubo y pala? No hay problema; los puede comprar en el quiosco de la playa, además de todo tipo de flotadores. Hay también un restaurante.

Mei Ami

La playa es una de las 21 de todo el país identificadas con una Bandera Azul internacional. Foto de Gershon Elinson/FLASH90.

Para aventuras y sorpresas, la atracción más nueva de la playa, que está al norte de Ashdod, es un épico parque pirata que se inauguró el año pasado. Es un parque diferente —su atracción principal es un gigantesco barco pirata con toboganes de 35 mt de largo y una pirámide para escalar—, que ofrece diversión sin límite dentro y fuera del agua.

La playa es una de las 21 de todo el país donde verá una Bandera Azul internacional, una distinción ecológica que se le concede a playas todo el mundo que cumplen con estrictos requisitos relativos a la calidad del agua, la seguridad y la “conciencia medioambiental”.

HaTzuk (Acantilado)

Una lista de las mejores playas no estaría completa si no incluye al menos una de la ciudad costera más famosa de Israel, Tel Aviv. Una de las favoritas de residentes y turistas es la del Acantilado –comúnmente conocida como Hatzuk– localizada en la franja más al norte, lindando con Herzliya.

Es la playa más limpia y mejor mantenida de Tel Aviv, en parte gracias a su algo obsoleto boleto de entrada. Las familias acuden a ella por sus zonas verdes, el café, zonas para niños juegos y los abundantes parapetos de sombra. Los niños de más edad pueden participar en partidos de voley playa o hacer kitesurfing.