Un precioso video subido recientemente que muestra qué sucede con esos globos rebeldes que terminan atrapados en el techo de la terminal de llegadas del Aeropuerto Internacional Ben-Gurion, en Tel Aviv, ha sido visto por más de un millón de personas.

El video, producido por Yedioth Ahronoth, un diario israelí, muestra a una empleada del aeropuerto, Samita, bajandólos del techo, para lo cual infló un globo de doble cara con helio que los atrapa uno a uno.

Una vez bajados, se juntan y son llevados al Centro Médico Chaim Sheba, el hospital más grande de Israel, en Tel Hashomer, en el área metropolitana de Tel Aviv, para ser donados a pacientes pediátricos.

Los globos tenían diversos tamaños y formas. Algunos decían “Te quiero”, en inglés, y otros fueron usados para dar la bienvenida a gente vino de visita a Israel.

La cacería de los globos y su donación ha venido llevándose a cabo desde noviembre de 2004.

Los niños pueden escoger el que quieran tener durante su estancia en el hospital.

Samita es la encargada de bajar los globos del techo, como muestra la foto.
Samita, detrás de un globo, es la encargada de bajar los globos del techo, como muestra la foto.