“Cambia de carril”, indica la voz del  automóvil semi autónomo. “¿Dijiste conducir hacia la estación de tren?”, responde el usuario.

Esta no es una conversación que cualquier conductor quisiera tener mientras busca salir de un atasco de tráfico. Pero si el interior del automóvil es ruidoso (radio a todo volumen, niños peleando en el asiento trasero, una sirena de ambulancia cercana o fuertes lluvias golpeando el parabrisas) el micrófono puede no ser lo suficientemente bueno incluso con un software de cancelación de ruido.

Roy Baharav, director general de la startup israelí Hi Auto, explicó que la solución para este problema consiste en combinar el micrófono con una cámara que observe cómo se mueven los labios del orador. “Los algoritmos de aprendizaje profundo de Hi Auto pueden separar qué componentes del audio pertenecen a la persona que habla y qué componentes son ruidos”, le explicó el emprendedor a ISRAEL21c.

De esta forma, se crea una transmisión de sonido mucho más limpia, tanto para mantener una conversación por altavoz o para recibir instrucciones de la computadora de a bordo.

Hi Auto busca una experiencia de sonido más limpia en el automóvil. Foto cortesía

La presencia de cámaras dentro de los autos se ha vuelto mucho más común y no solo para estacionar en reversa. La empresa Guardian Optical Technologies de Israel usa la cámara para rastrear los párpados y alertar al conductor si se está quedando dormido al volante.

Según Baharav, para el reconocimiento de voz y la mejora de la voz, agregar cámaras y otros sensores es clave debido a que “las máquinas solas no pueden compensar el ruido”.

Hi Auto también podría servir en cualquier ambiente ruidoso como el tren o una oficina. Foto cortesía.

 Software inteligente

Hi Auto funciona con cualquier cámara instalada en el vehículo, sin importar su calidad.

El software está diseñado para aprender diferentes estilos de voz y apariencia o sexo. “Si no hay cámara y solo se tiene un micrófono en el vehículo, nuestros algoritmos seguirán funcionando mejor que cualquier software clásico de cancelación de ruido”, afirmó  Baharav.

El producto aún se encuentra en etapa de prototipo. Este mese se presentó a los fabricantes en el Consumer Electronics Show (CES) 2020 en Las Vegas.

Los dos videos a continuación demuestran cómo funciona el dispositivo:

 

 

Hi Auto aún no tiene un producto comercial pero varios inversionistas  ya le han dado a la compañía su apoyo financiero. En octubre, Hi Auto anunció que había recaudado, en una ronda de fondos semillas, 4,5 millones de dólares.

No solo para autos

El software de Hi Auto también podría usarse en aplicaciones no automotrices. Muchos televisores inteligentes, por ejemplo, ya tienen la capacidad de escuchar los comandos de un orador. Una cámara en el televisor podría escanear la habitación, unir los labios con la voz y aislar el altavoz derecho para que las palabras de quien está dando la orden lleguen claras y nítidas a la plataforma.

Otro posible uso para Hi Auto son los robots de hospitalidad que comienzan a aparecer en hoteles, aeropuertos y oficinas para tomar pedidos o preguntar cómo pueden ayudar a los clientes.

Encontrar talento en Israel

Baharav regresó a Israel después de doce años en los Estados Unidos para comenzar Hi Auto. Se había mudado a Los Ángeles para lanzar su startup SeamBI en la industria del entretenimiento. SeamBI habilitó la colocación virtual de productos en programas de televisión.
Luego se mudó de Hollywood a Silicon Valley para unirse a Google.

Entonces, ¿qué lo trajo de vuelta a Tel Aviv? “Amigos, familia y esta gran oportunidad. Es más fácil reclutar talentos y motivarlos en Israel. Trabajar por un objetivo común y construir algo nuevo juntos es algo que eché de menos en el entorno corporativo”, reconoció el empresario.

Además, agregó que “el ecosistema de tecnología automotriz en Israel es increíble. La mayoría de los grandes fabricantes de automóviles tienen un centro de innovación y desarrollo aquí, o al menos investigan y exploran “.

Roy Baharav y Eyal Shapira, cofundadores de Hi Auto. Foto cortesía

ISRAEL21c ya informó antes sobre varias compañías israelíes con ideas para manejar el ruido en el automóvil.

VocalZoom desarrolló un sistema que entrenó un láser óptico en el altavoz para medir las vibraciones en la piel facial. Desde entonces, la empresa se ha centrado en monitorear la “salud” de las máquinas grandes utilizando sus sensores sin contacto.

Otra compañía, Silentium, desarrolló la tecnología de control de ruido “Quiet Bubble” para vehículos y centros de transporte, así como electrodomésticos y máquinas industriales.

Para más información sobre Hi Auto, clic aquí.​