Brian Blum, periodista de ISRAEL21c en Español, se enamoró por primera vez de Apple CarPlay mientras alquilaba un vehículo hace unos años en California.

El reportero Estaba acostumbrado a apoyar su iPhone en el tablero, abrir Waze o Google Maps y navegar desde la pequeña pantalla de su teléfono (que regularmente se caía).

“Simplemente conecte su teléfono al puerto USB y aparecerá automáticamente en la pantalla del sistema de info-entretenimiento del vehículo”, le explicó el representante de alquiler de autos en su momento.

Mágicamente, ahí estaba Waze con el historial; directorio telefónico con contactos; aplicación de podcast llena de sus programas favoritos y más.

Es que el CarPlay simplemente estaba reflejando lo que estaba en el teléfono pero optimizado para conducir.

Apple y Google con su Android Auto tienen grandes planes para los sistemas operativos de sus vehículos, y van más allá de las llamadas telefónicas y la navegación.

Se trata de controlar gran parte de las funciones integradas del automóvil como el aire acondicionado, alertas, luces, limpiaparabrisas y más.

Suena genial para un consumidor pero si se trata de los fabricante de equipos originales (OEM, por sus siglas en inglés), es decir, compañías como Ford o GM que producen los vehículos o un administrador de flotas de autos de alquiler, CarPlay y Android Auto definitivamente no son tan amigos porque le dan demasiado control al conductor.

¿Qué pasa si Hertz quiere personalizar el sistema de info-entretenimiento con sus propias aplicaciones y una pantalla de inicio de marca?

¿Qué ocurre si un OEM quiere incluir sus aplicaciones únicas de seguro, gestión de carga y asistencia en carretera?

Ellos podrían intentar pedirle a Apple y Google que les permitan integrar sus aplicaciones en CarPlay y Android Auto, pero Apple, al menos, se resiste a permitir el acceso de terceros a su sistema iOS y es posible que los conductores de autos de alquiler no quieran descargar la aplicación de la compañía en su teléfono personal.

Ante esto, la startup israelí OVO dice: “No lo instales. Transmítelo”.

Sortear a los piratas informáticos

Los automóviles modernos se convirtieron esencialmente en computadoras sobre ruedas, con el sistema de info-entretenimiento no solo como algo agradable sino como una necesidad absoluta.

Gilad Zlotkin, director ejecutivo de OVO, le dijo a ISRAEL21c en Español que durante dos años él junto al director de marketing de la compañía, Marc Giradot, se reunieron con todos los principales fabricantes de automóviles en Europa como Volkswagen, BMW, Fiat-Chrysler, Mercedes, Peugeot, Jaguar y Renault para escuchar sus necesidades en cuanto a software y tecnología de la información en el automóvil moderno.

Izq,. Gilad Zlotkin, CEO de OVO y Marc Giradot, director de marketing. Foto cortesía

Un fabricante con su propia interfaz a medida y aplicaciones integradas le dijo a Zlotkin que estaba luchando con las complicaciones de actualizar una aplicación en su sistema de info-entretenimiento.

Debido a que el sistema de información y entretenimiento es la forma más fácil para que los piratas informáticos obtengan acceso a un automóvil, Zlotkin reparó en que cualquier software que se ejecute allí debe inspeccionarse con mucho cuidado para garantizar la seguridad, porque Incluso un simple cambio requiere volver a certificar todo el producto.

Zlotkin se preguntó por qué el fabricante necesitaba instalar aplicaciones en el automóvil. “Nos hablaron de una app que habían desarrollado que permite pagar el estacionamiento desde la pantalla del auto. ¿Por qué insistían en instalarlo dentro del vehículo cuando podían traer la misma funcionalidad desde el exterior?

Fue así que a Zlotkin se le ocurrió la idea de transmitir aplicaciones al automóvil desde la nube.

La transmisión desde el exterior del vehículo liberaría al OEM de la necesidad de verificar que el sistema de información y entretenimiento sea seguro y a prueba de piratas informáticos, y permitiría, según el ejecutivo, una oportunidad de 20 segundos para llamar la atención del conductor y recordarle algo.

Seguridad completa

Foto cortesía de OVO

Zlotkin prevé que los conductores usen CarPlay y Android Auto para la mayoría de sus propósitos de navegación y entretenimiento en el automóvil, cambiando a las aplicaciones de transmisión proporcionadas por OVO según sea necesario.

Por otra parte, las aplicaciones OVO pueden superponer un mensaje de texto encima de lo que muestra CarPlay o Android Auto.

“Entonces, si un conductor se detiene al costado de la carretera, podemos enviarle un mensaje que diga: ‘¿Estás bien? ¿Necesitas ayuda?’”, indicó Zlotkin, que retomó

al ejemplo de la aplicación de estacionamiento del fabricante de automóviles que, según él, debería estar asociada con el vehículo y no con el conductor, ya que puede haber varias personas al volante de un solo automóvil.

Lo mismo ocurre con una aplicación de asistencia en la carretera: en opinión de Zlotkin, le pertenece al automóvil y no al teléfono.

Así, el streaming parece la solución más sencilla.

El juego de la vida

El ingreso de OVO al mundo de la transmisión de info-entretenimiento fue por puerta trasera: los juegos digitales.

“Desde que Tesla demostró que eso funciona, todos los fabricantes de vehículos eléctricos quieren juegos en la pantalla. Mercedes incluso permite usar volante como controlador de juegos”, contó Zlotkin.

Sin embargo, OVO no desarrolla juegos, ni aplicaciones por sí misma sino que es una plataforma SaaS que puede admitir cualquier juego de Android sin cambios.

“El mercado de los juegos también está muy diversificado. La gente juega diferentes juegos en India, Israel y Japón, y con frecuencia se presentan novedades populares. La única forma de ofrecer juegos locales verdaderamente actualizados es mediante la transmisión”, explicó el directivo.

Para él, los juegos son como un trampolín. En esa línea, manifestó que la empresa dejará que los fabricantes de automóviles decidan qué juegos ofrecer en qué geografía mientras que OVO dará el acuerdo de licencia, los mecanismos de transmisión y entrega.

Modelo de negocios B2B

Los clientes individuales no pueden adquirir este sistema de info-entretenimiento seguro y no pirateable porque la principal base de clientes de OVO son las flotas primero y los OEM después.

La compañía ofrece una unidad de memoria USB simple que se conecta al automóvil exactamente como lo haría un dispositivo móvil.

“El auto cree que la memoria externa es un teléfono y esto lo hace sencillo desde una perspectiva de seguridad y costo”, dijo Zlotkin.

OVO cobrará una tarifa por vehículo o por suscripción. Si hay una compra en la aplicación -algo que ocurre en muchos juegos- OVO compartirá los ingresos.

El sistema de OVO también permite que la empresa permanezca instalada en un vehículo incluso después de que haya salido de la flota (las compañías de alquiler suelen recuperar un automóvil después de su período de arrendamiento de tres años para venderlo).

La solución de OVO puede tener una demanda aún mayor cuando los automóviles autónomos se vuelvan una realidad más cotidiana porque un sistema de navegación especializado integrado será la única forma en que un vehículo de ese tipo sepa a dónde se dirige y controle el sistema.

Ahora siendo pilotado

Actualmente, dijo Zlotkin, OVO prueba sus sistema con “uno de los OEM más grandes, con una gran flota comercial en Europa y con un gran fabricante de información y entretenimiento en el este de Asia. Creemos que algunos de estos pilotos se convertirán en contratos comerciales”.

Para Zlotkin, Tesla es un OEM que es irrelevante porque tiene una interfaz propia y ni siquiera es compatible con CarPlay o Android Auto.

“La cultura de seguridad y protección más relajada de Tesla le permitió al fabricante de vehículos eléctricos de Silicon Valley instalar aplicaciones de Hertz de forma nativa en Teslas alquilados o arrendados a través de Hertz. Para respaldar una integración similar en otros modelos de vehículos, las empresas como Hertz necesitarán una solución como OVO”, explicó Zlotkin.

En 2020, el mercado global de automóviles conectados fue valuado en 55 mil millones de dólares pero se espera que crezca a casi 200 mil millones para 2028.

Eso debería darle a OVO mucho recorrido para transmitir soluciones a OEM y flotas en todo el mundo.

Las oficinas de OVO en Tel Aviv estuvieron cerradas durante la pandemia de COVID-19, por lo que ahora sus seis empleados trabajan desde sus hogares.

La compañía recaudó 3,5 millones de dólares (unos 12 millones de shekels) y está financiando de forma colectiva a través de una ronda de inversión adicional en el sitio web israelí Pipelbiz.

Para más información, clic aquí.