Atención, seguidores de la popular serie “Mr. Robot”, que se adentra en el mundo de los sombríos piratas informáticos y del lado oscuro de la Internet: para la compañía israelí Webhose lo oculto ahora es visible e incluso los bitcoins no servirán para proteger a la persona del largo brazo de la ley.

Así como Google rastrea el Internet para clasificar los sitios que queremos encontrar, la compañía, con sede en Bnei Brak, cerca a Tel Aviv, ha desarrollado una tecnología que puede explorar la parte anónima de éste con un navegador llamado Tor. Puede incluso eludir los sistemas que mantienen a raya a extraños.

Ran Geva, jefe ejecutivo de Webhose. Cortesía.

Los organismos policiales, las compañías de seguridad cibernética e instituciones financieras grandes ya han mostrado interés en ella, dijo su jefe ejecutivo, Ran Geva, a ISRAEL21c. La reacción no es sorprendente, pues el lado oscuro de la Internet ha sido durante mucho tiempo un refugio para los que se dedican a lo ilegal: lavado de dinero, drogas, armas, pornografía y otros delitos.

Es un ámbito propicio para la innovación y Webhose ha tomado la iniciativa.

“No hay un Google para investigar ese lado de la Internet”, dijo Geva. “¡Nadie está optimizando los motores de búsqueda, porque los sitios en la Internet oscura no quieren que se les encuentre!”

Webhose trabaja con “piratas informáticos éticos”, como los llama Geva, o sea, expertos contratados por compañías para encontrar los puntos débiles de sus sitios para eludir las guardas de la Internet oscura.

Geva ha hecho una advertencia para los delincuentes que usan criptomonedas: no se pueden esconder. Bitcoin, la criptomoneda más popular, es “menos segura que un banco”, dijo.

“Todas las transacciones se graban en un registro que se comparte abiertamente en la red. Es anónimo, pero si se pone la dirección de una billetera de Bitcoin en la parte visible de la red, quizás por un motivo diferente e incluso legítimo, o si se comparten detalles de identificación, podemos ver lo que se hizo con ese dinero. La policía puede entonces solicitar la IP del usuario que la publicó y e iniciar una investigación“.

‘Manguera contra incendios’

Webhose gana más de 250.000 dólares al mes, con un margen de ganancia cercano al 50%. Sus clientes incluyen, por ejemplo, una compañía de tecnología financiera con oficinas en Francia y Luxemburgo, una estadounidense, también nueva, que detecta noticias falsas, y otra de control en el mercado de las criptomonedas.

La mayoría de sus ingresos no vienen del lado oscuro de la Internet. Al contrario, emplea la mayoría de sus recursos buscando en la Internet “visible” y no hace nada con la información que encuentra. “Ponemos énfasis en la recopilación”, explicó Geva. “Facilitamos que nuestros clientes analicen el contenido”.

Eso explica en parte el extraño nombre de la compañía. Twitter llama firehose (manguera contra incendios) al flujo de tuits que provienen de su plataforma. Webhose aplica ese mismo concepto a la información que recopila en el Internet y crea así lo que Geva denomina “manguera contra incendios de la Web”.

Guy Mor, izq., y Geva en una feria profesional. Cortesía.

En 2007, cuando Geva tenía 41 años, fundó, Omgili, un motor de búsqueda para foros de Internet, campo en el que Google no estaba teniendo tanto éxito. A medida que la tecnología inicial del rastreador evolucionó, pensó en usarlo para rastrear campañas de publicidad en línea. Incluso desarrolló una aplicación para ello, pero no era lo suficientemente fiable.

Pero siguió intentando, hasta que dio resultados. Esto es lo que permite que Webhose ofrezca información altamente estructurada a sus clientes, que va más allá que el título, el fragmento y el resumen que da Google.

Webhose organiza los contenidos de foros, blogs, noticias, reseñas, clasificaciones y datos bursátiles. Además, tiene información sobre precios de unos 20 millones de productos, lo que le convierte en un instrumento ideal para empresas de comercio electrónico y bancos que buscan patrones de comportamiento para prevenir fraude.

Almacena, también, todo lo que recopila en un formato procesable en sus propias bases de datos, a las cuales los clientes pueden entrar con códigos XML o JSON. Su archivo, de millones de sitios, cubre los últimos cuatro años, aunque sólo mantiene 30 días de datos en vivo en su sistema para que las búsquedas sean ágiles.

Webhose vende los datos que recopila, pero tiene decenas de miles de usuarios que no pagan por el servicio.

El único campo en el que ésta no es gratis es el de las búsquedas en la Internet oscura. Entonces, ¿puede Webhose evitar que un Mr. Robot del mundo real piratee los bancos del mundo y cree ruina financiera?

“Nos encanta la serie”, dijo Geva. “Pero es mucho más loca de lo que estamos haciendo. De todos modos, nos gusta ser útiles”.

Para más información, haga clic aquí.