Cuando pensamos en Israel, es probable que rápidamente en nuestra cabeza aparezca el hummus. Y esto es por una buena razón: se trata del más que conocido aperitivo de garbanzos sano y delicioso que se puede desayunar, almorzar y cenar. Al pensar nuevamente en Israel, será posible que lo reconozcamos como una usina vegana.

En ese sentido, encaja a la perfección que una empresa israelí quiera aprovechar la calidad del garbanzo para crear una proteína vegana, ¿verdad? El creciente número de gente occidental que se hace vegana y vegetariana -o flexitariana- indica que la demanda de proteínas a base de planta aumenta a diario.

Ya hay muchos productos disponibles hechos de soja, guisantes u otras legumbres. Pero estos artículos no existirían sin desafíos. Algunos, como los creados con soja, son sumamente alergénicos, mientras que otros son modificados de forma genética o no son muy sostenibles cuando se trata de cultivar.

Esto es lo que la compañía emergente israelí InnovoPro espera solucionar. Fundada en 2013, la empresa creó una manera innovadora de extraer grandes cantidades de proteína de los garbanzos convirtiéndola en proteína en polvo que puede sustituir a huevos, carne y a una gran variedad de productos.

Aderezos untables hechos con proteína en polvo de garbanzo de InnovoPro. Foto: Afik Gabay

La proteína en polvo de InnovoPro es una fuente sin alérgenos, libre de gluten y ecológica. Y no menos importante, los garbanzos tienen un sabor neutro por lo que no hay ninguna necesidad de enmascarar su sabor con ingredientes artificiales.

Mientras los garbanzos naturales contienen cerca del 20 por ciento de proteína, la tecnología de esta compañía emergente extrae polvo con un 70 por ciento.

“La tecnología se basa  en un proceso húmedo. El producto se extrae, se separa y se seca”, explicó la presidenta de InnovoPro, Taly Nechushtan. Y añadió: “Somos los primeros en el mundo en lanzar un producto con un concentrado con el 70 por ciento de garbanzo”.

El proceso es ecológico: la empresa compra la materia prima cerca de su fábrica en Estados Unidos para reducir la emisión de gas. Además, utiliza menos energía y agua que otros procesos similares para extraer proteínas de plantas.

Bebidas a base de proteína en polvo de garbanzo hechas por InnovoPro. Foto: Afik Gabay

 

La empresa funciona en un modelo de negocio B2B. Vende el polvo de proteína de garbanzo a minoristas alimenticios que lo incorporan a sus productos -por ejemplo a la mayonesa sin huevo o flanes sin leche-. Otro modo de distribución es mediante colaboraciones conjuntas con minoristas para crear nuevos alimentos.

Al principio, InnovoPro pensó que sus productos serían sobre todo veganos y vegetarianos, pero pronto se dieron cuenta que los omnívoros que buscan alternativas a base de proteína de plantas pueden reducir su consumo de carne.

Taly Nechushtan, jefe ejecutivo de InnovoPro. Foto: Rami Zeranger

“Hay una gran cantidad de gente flexitariana a quienes les gustaría disminuir su consumo de carne: el 70 por ciento de consumidores en Alemania y el 50 por ciento en Estados Unidos”, detalló Nechushtan.

Según ella, estas personas también comen carne y  no quieren conformarse con un sabor de segunda categoría. “El sabor es muy importante para ellos y esto es lo que ofrecemos: productos excelentes con gran gusto”, manifestó la directiva de InnovoPro.

Esto contrasta con Asia, donde el consumo de leche es relativamente nuevo y continua creciendo. A pesar de ello, hay una gran parte de la población que también está interesada en alternativas de proteína a base de plantas.

También es importante destacar que los consumidores inteligentes demandan productos naturales, sin estabilizadores y emulsionadores. En este caso, los garbanzos encajan a la perfección ya que sus fuertes propiedades no necesitan de aditivos artificiales.

“Hemos desarrollado recetas con seis o siete ingredientes en vez de 20 – dije Nechushtan – y creamos etiquetas limpias con menos ingredientes, que es lo que buscan los consumidores”.

La fábrica de InnovoPro está situada en Estados Unidos pero su departamento de Investigación y Desarrollo se encuentra en Israel. Aquí cuenta con un equipo de casi diez personas pero la empresa planifica la producción a gran escala.

Hasta el momento ha recaudado 4.250.00 millones de dólares procedentes de inversionistas como Migros, la compañía más grande de venta al público de Suiza, y de Erel Margalit de Jerusalem Venture Partners.

Para más información, clic aquí