La mayoría de las personas pueden evocar una imagen mental vívida de su comida preferida. Y de solo de pensarlo, la boca se nos puede hacer agua.

El fisioterapeuta israelí Amit Abraham dirige un laboratorio en la Universidad de Ariel que traduce este fenómeno en innovadores protocolos de entrenamiento para mejorar el rendimiento de bailarines y gimnastas, y optimizar los resultados de rehabilitación para las personas que sufren de Parkinson.

En 2021, Abraham trabajó con el equipo olímpico de gimnasia rítmica de Israel que en  los Juegos de Tokio finalizó en la sexta posición.

“En sí mismas, las imágenes mentales han sido ampliamente utilizadas e investigadas. Incluso el antiguo Egipto las usaba. Nuestro laboratorio es uno de los pocos en el mundo que estudia los aspectos neurocognitivos y los integra en el entrenamiento y la rehabilitación. Algunas de las acciones que estamos realizando en este campo son las primeras a nivel internacional”, le contó Abraham a ISRAEL21c en Español.

En 2020 y luego de finalizar su investigación postdoctoral en la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory en Atlanta con la científica del movimiento Madeleine Hackney, Abraham regresó a Israel y creó el laboratorio de imágenes mentales y potencial humano en el departamento de fisioterapia de la Universidad de Ariel.

El doctor Amit Abraham en Georgia, EEUU, les enseñó a los bailarines de Alvin Ailey cómo usar imágenes mentales para conseguir equilibrio y estabilidad de pies y tobillos. Foto cortesía de Amit Abraham

No es un juego de niños

El objetivo del laboratorio de Abraham es ofrecer evidencia científica de los beneficios motores y cognitivos de crear experiencias en la mente.

“Realizamos sesiones grupales e individuales en un proceso específico para dar vida a la conexión mente-cuerpo. Muchos atletas hacen visualizaciones antes de competir pero no están capacitados para usar eso de manera eficiente como una herramienta en su máximo potencial. Y ese es mi objetivo”, definió el científico.

A menudo, en la sesión inicial Abraham debe superar la incertidumbre de los participantes.
“Muchos piensan que las imágenes mentales son infantiles y se sienten avergonzados de utilizarlas, sobre todo en un entorno grupal. Así, empezamos de cero con la explicación de cómo usarlas, cuáles son las posibilidades y limitaciones, la ciencia detrás de ellas y de qué forma abordar la falta de creencia en el sistema. Una vez que las personas consiguen emocionarse, pueden salir de su zona de confort y luego todo es más fácil”, indicó el especialista.

Imaginar el movimiento sin moverse

Abraham explicó que así como es posible imaginar el sabor del café sin beberlo, también es posible visualizar el movimiento del brazo sin moverlo.

El doctor Amit Abraham demuestra imágenes “metafóricas” de la pelvis como una rueda que, al levantar la rodilla, gira hacia atrás. Foto cortesía de la Universidad Ariel

“Es posible levantarlo levemente mientras se lo visualiza haciendo un rango completo de movimiento. Si lo que se busca es mejorar la calidad de movimiento, se puede imaginar el brazo tan ligero como una pluma. Eso es lo que se conoce como ‘imágenes metafóricas’, un componente central del Método Franklin, desarrollado por mi mentor y colega Eric Franklin para enseñar la alineación del cuerpo”, expresó.

Sin embargo, el proceso no siempre es sencillo: por ejemplo, para alguien que tiene problemas en la parte inferior de la espalda es un gran desafío imaginar la columna moviéndose con fluidez sin dolor.

“Nos enfrentamos a una realidad que no siempre coincide con la imagen pero ese es exactamente el enorme potencial de las imágenes mentales: superar la realidad con el objetivo de cambiarla”, manifestó Abraham.

El doctor Amit Abraham trabaja con bailarines, gimnastas y enfermos de Parkinson. Foto: Alon Stern

El paso final son las intervenciones individualizadas o los protocolos de entrenamiento, ya sea para gimnastas o enfermos de Parkinson.

“Mi formación como fisioterapeuta musculoesquelético ayuda porque juntos podemos abordar un problema de forma mecánica junto a imágenes mentales. Nosotros tratamos de ser menos dependientes del terapeuta o la tecnología y buscamos estar más centrados en el potencial de auto empoderamiento del individuo”, dijo el especialista.

Entrenadores de mente abierta

Abraham descubrió que si el entrenador de un está dispuesto a probar este sistema es más probable que se ponga al día con los atletas.

En el caso del equipo de gimnasia rítmica de Israel, la entrenadora titular Ira Vigdorchik se mostró muy entusiasmada de probar el método.

Así fue como Abraham hizo un entrenamiento grupal en colaboración con el equipo de entrenadores de Vigdorchik, un ejercicio individual para abordar áreas específicas a mejorar y una evaluación de cómo las instrucciones afectaron el rendimiento.

“Empezamos con imágenes motoras clásicas. Los atletas se acostaron boca arriba y e imaginaron la secuencia completa de un ejercicio. Lo hicimos más codificado, sintiendo las tradicionales sensaciones y perspectivas en primera y tercera persona”, contó.

Abraham también genera imágenes metafóricas. De ese modo, mientras se balancea sobre una pierna, una gimnasta puede visualizar esa pierna como un árbol enraizado en la colchoneta.

Las imágenes metafóricas son parte del enfoque del doctor Amit Abraham. Foto: Alon Stern

“El trabajo con imágenes mentales del Método Franklin y las prácticas del doctor Abraham me ayudaron a mejorar mi desempeño. Mi rango de movimiento aumentó, mi confianza creció y el entrenamiento se volvió más eficiente”, le dijo el atleta Bar Shapochnikov le dice a ISRAEL21c en Español.

Abraham admitió que conseguir mejoras adicionales con este alto nivel de experiencia es extremadamente difícil: “De ese modo, todo el tiempo buscamos nuevos enfoques que puedan ayudar a los gimnastas y atletas sin someterlos a un estrés físico aún mayor”.

Imágenes neurocognitivas para el Parkinson

Mientras estudiaba en EEUU, Abraham hizo la primera investigación sobre la integración de imágenes neurocognitivas dinámicas en la enfermedad de Parkinson. Allí diseñó una intervención piloto basada en el Método Franklin para corregir las representaciones mentales distorsionadas del cuerpo que pueden empeorar el funcionamiento motor y cognitivo.

“Esta enfermedad es una condición multifacética conocida por la lentitud de movimiento, rigidez, disfunciones del equilibrio y temblor en reposo. Cerca del 60 por ciento de los enfermos también sufren déficits sensoriales y cognitivos y de esto se habla menos. Por ello, pensamos que las imágenes mentales podrían abordar estos déficits”, explicó Abraham.

Este enfoque particular les enseñó a los pacientes a conectar imágenes con sensaciones físicas, efecto que alivió los síntomas motores y no motores de la enfermedad.

“Debemos desarrollar protocolos en esta y otras poblaciones neurológicas y ortopédicas”, se explayó Abraham, que aspira a convertirse en un líder internacional en el campo de las imágenes mentales para la rehabilitación y el rendimiento.

Para finalizar, el especialista remarcó: “Colaboramos con investigadores en EEUU y Europa pero esto es más que una simple investigación. Hoy buscamos tener un impacto real en el rendimiento de la danza y la gimnasia. Queremos que de forma constante, equipos y compañías de baile de todo el mundo se muestren dispuestos a probar el método para mejorar el rendimiento y el bienestar. Si esto les causa intriga, envíenme un correo electrónico a amitab@ariel.ac.il”.

Temas: Salud, Universidad de Ariel, imaginería mental, gimnasia rítmica, Parkinson