Amir Elichai paseaba por la playa en Tel Aviv cuando unos desconocidos se acercaron y le exigieron que les entregara la billetera. Obedeció y, cuando ya estaba fuera de peligro, llamó al servicio de emergencias de Israel.

“El tiempo de respuesta fue terrible,” recuerda Elichai. Y agrega que los atracadores tuvieron suficiente tiempo para escapar. La tecnología, según la víctima, no estaba actualizada y por esa razón él mismo decidió cambiar la situación.

Cuatro años y $24 millones más tarde, Carbyne, la compañía de Elichai, renovó desde cero la infraestructura interna del servicio 911 aprovechando las evoluciones tecnológicas de las últimas tres décadas.

Amir Elichai, creador Carbyne. Foto: cortesía.

Entre las diferentes innovaciones se destacan la habilidad de geolocalizar la llamada entrante en un mapa, comunicarse por mensaje de texto en caso de que sea imposible hablar, utilizar Voz por Protocolo de Internet (VoIP) WhatsApp o Skype, o una videollamada por la cual el operador del 911 puede ver lo que sucede en tiempo real.

Carbyne, antes conocida como Reporty, cuenta con muchos clientes en México, Europa, Israel, Singapur y otras 30 ciudades de Estados Unidos. La última localidad en unirse al servicio ha sido la mexicana Huixquilucan de Dogollado en septiembre pasado.

“Fue impresionante escuchar a los teleoperadores y al personal del servicio de respuesta de Seguridad Pública mientras ubicaban los puntos de localización (en el mapa Carbyne 911) a unos metros desde donde se estaba realizando la llamada y cargaban el vídeo en sus ordenadores”, asegura Raymundo Sánchez López, director regional de ventas de Carbyne en México.

La empresa cuenta con 65 trabajadores en sus tres oficinas en DF, Tel Aviv y Nueva York. El presidente de la compañía es el ex primer ministro de Israel Ehud Barak.

El sistema de llamadas de emergencias no es algo particularmente atractivo. Es ese tipo de servicios en el que no se piensa hasta que se lo necesita. Esa es una de las razones por las que Founders Fund, que se unió a la compañía August Series B con el aporte de cerca de $15 millones, se interesó por el proyecto.

“Busco negocios que no sean muy competitivos y Carbyne está solo en una industria realmente desconocida”, comentó Trae Stephens, socio de la firma que lidera la inversión, a la web TechCrunch.

Conocido o no, este es un gran mercado: sólo en Estados Unidos se realizan 240 millones de llamadas por año pidiendo ayuda.

El antiguo sistema de llamadas del 911 estaba pensado para teléfonos fijos. Hoy en día, el 80% de las llamadas a emergencias se realiza desde teléfonos móvil. Estas, además, pueden proporcionar mucha más información útil.

La aplicación Carbyne C-Now se encuentra disponible para Android e iOS en 161 países y funciona con un sistema operativo que rastrea y memoriza los hechos ya que esto es un requerimiento legal en algunos lugares.

Si los usuarios no tienen la aplicación descargada, la tecnología Carbyne C puede tomar el control del dispositivo permitiendo a los servicios de emergencias tener acceso a la cámara y micrófono del teléfono.

Foto cortesía de Carbyne.

Elichai realizó una demostración del sistema para ISRAEL21c en Español. Nos envió un link -que tuvimos que pinchar- y el ejecutivo pudo ver y oír todo lo que sucedía donde estábamos. Da un poco de miedo pero es efectivo.

En algunos países, sólo basta con hacer clic en el link para permitir a Carbyne que nos ubique. Esto es muy importante en Europa, donde las regulaciones de privacidad son muy estrictas en cuanto a la utilización de los datos.

La compañía se plantea lanzar un portal que permita a terceros -como Uber o Waze- integrar esta tecnología en lugar de que los usuarios se tengan que registrar en la aplicación Carbyne C-Now. Además, el sistema se conecta a los antiguos servicios de emergencias 911.

Ventajas del sistema

Con esta nueva tecnología, las autoridad locales pueden permitir a los ciudadanos dar información sobre atascos o problemas en las carreteras. Cualquier institución educativa puede poner en contacto a sus estudiantes con el centro de llamadas (si cuentan con el botón de emergencias en el recreo o durante un viaje de estudios). También es útil para los aparcamientos públicos.

Para las unidades de asistencia inmediata, las ventajas son claras: Carbyne confirma que sus clientes logran un tiempo de respuesta de un 65% mayor a la norma.

Es cierto que todo este avance no ha conseguido que Elichai recupere el dinero que le robaron en la playa de Tel Aviv pero puede que haya frenado las intenciones de muchos atracadores listos para robar.

Para más información, clic aquí