¿Puede una única máquina escanear el cuerpo uno de forma rápida en busca de signos de cáncer durante un chequeo anual? ¿Es posible realizar tomografías computarizada (TC) o una mamografía sin invadir a las mujeres?

El empresario serial de Israel, Ran Poliakine, dice que sí. Y espera tener una máquina de este tipo en el mercado en menos de dos años.

Es que su empresa más nueva, Nanox, tiene como meta actualizar las imágenes de rayos X y “dejar atrás la era de la oscuridad para entrar en el siglo XXI», según le dijo el emprendedor a ISRAEL21c.

Así como la ficticia «biocama» de Star Trek, la máquina Nanox.Arc podría ofrecer una exploración de rayos X digital de cuerpo completo y llegar hasta el nivel celular.

«Al ser digital es multiespectral y es así como no hace falta diferentes máquinas para obtener distintos tipos de imágenes», explicó Poliakine, que remarcó que eso incluye mamografías, tomografías computarizadas, fluoroscopias y angiografías, entre otros estudios.

De acuerdo con Poliakine, el uso de la máquina es “similar a utilizar un iPhone para escuchar música, sacar fotos y hacer llamadas».

La máquina contará con el software complementario Nanox.Cloud, que trabajará con una reserva de imágenes alojada en la nube.

El programa también se encargará de escoger el radiólogo adecuado, la revisión y anotación de diagnósticos en línea y fuera de línea, la conectividad a los sistemas de inteligencia artificial de asistencia de diagnóstico y también la facturación y los informes.

Una herramienta fundamental para la prevención

El empresario aseguró que ha llegado la hora de modernizar las imágenes de rayos X de la forma en que se han hecho desde 1895. “Esto es algo que el mundo estaba esperando», dijo Poliakine.

Su visión es que Nanox haga que las imágenes de rayos X sean una herramienta de prevención asequible y no un dolor de cabeza.

«La mayoría de los cánceres pueden tratarse con bastante facilidad si se detectan con suficiente antelación con las imágenes adecuadas. La Organización Mundial de la Salud afirma que si cada persona se hiciera un escáner de cuerpo completo una vez al año, se podría salvar a millones gracias a la detección temprana”, manifestó Poliakine.

“El uso de esta máquina es similar a utilizar un iPhone para escuchar música, sacar fotos y hacer llamadas» – Ran Poliakine, director general de Nanox

Sin embargo, el emprendedor no desconoce que hoy en día, el diagnóstico por imágenes es “demasiado caro y muy localizado”. Y que se necesita demasiados técnicos porque las imágenes de rayos X son analógicas mientras que todo lo demás en el mundo de volvió digital.

Datos oficiales indican que dos tercios de la población mundial carecen de acceso a imágenes médicas y que el resto usa principalmente esta herramienta cuando algo ya está mal. “Nuestro objetivo es democratizar el acceso a las imágenes médicas. Podemos romper el mercado ya que nuestro sistema permite colocar un dispositivo de bajo costo en cualquier sitio y conectarlo a la nube a través de 5G para que un médico pueda ver las imágenes en el sitio en el que se encuentre”, describió Poliakine.

Sí esto ocurre según sus planes, con el tiempo, las exploraciones de cuerpo completo podrían convertirse en parte de una rutina anual.

Menor exposición a la radiación.

Los rayos producidos por los sistemas de diagnósticos por imagen emiten la misma radiación electromagnética que las máquinas convencionales de rayos X. En ese sentido, la capacidad digital de Nanox permite controlar el tiempo de exposición a esa radiación.

«En algunos casos, el sistema podría reducir el tiempo de exposición de forma drástica», le dijo Poliakine a ISRAEL21c.

En lo referido a las mamografías, el empresario analizó que Nanox podría reducir el tiempo necesario para completar una mamografía en un factor de 30. Y lo mejor de todo es que el sistema no tiene que presionar los senos.

Así, la ecuación sería mucha menos radiación, nada de dolor, tiempos de espera más cortos y un producto de uso más simple.

Es que el sistema Nanox podría aumentar los índices de detección temprana del cáncer de mama, haciéndolo de forma más segura y accesible para las mujeres en cualquier lugar.

La mira puesta en 2021

Ran Poliakine, director general de Nanox. Foto: © LUZ

Además de Nanox, Poliakine también creó al pionero de carga inalámbrica Powermat  y a la innovadora empresa de detección de cáncer cervical Illumigyn.

De este modo, cuando afirma que va a digitalizar, democratizar y revolucionar las radiografía, los inversores le prestan atención. Así en enero pasado, Nanox consiguió 55 millones de dólares en fondos de patrocinadores como Foxconn, Fujifilm y SK Telecom.

Nanox.Arc ya fue probada en diferentes sanatorios, entre ellos el Centro Médico Hadassah en Jerusalén. «Ahora se trata de sacarlo. Nuestra idea es que este año el sistema reciba la aprobación regulatoria en varios países y que en los próximos dos años podamos producir en masa unos 15.000 sistemas, lo que equivale a un tercio del número total de dispositivos de imágenes médicas en los países desarrollados”, adelantó Poliakine.

Nanox.Arc fue diseñado en Israel por el diseñador industrial Amos Boaz y será fabricado por la empresa de electrónica multinacional Foxconn de Taiwán.

En principio, los mercados a los que la compañía busca acceder son EEUU, Asia -en conjunto con el grupo SK Telecom de Corea del Sur- y países en desarrollo con poco o ningún acceso a imágenes médicas.

La idea es poder ofrecer los equipos con planes de pago subvencionados por gobiernos, hospitales y clínicas.

La conexión japonesa

«Nanox comenzó a desarrollar su tecnología en 2012 en Japón con un equipo de ingenieros en nanotecnología de Sony, lo que nos permitió alcanzar el éxito donde otros habían fallado», explicó Poliakine.

Hoy en día, la empresa sigue siendo una asociación entre expertos israelíes y japoneses. Los 60 empleados de la compañía trabajan en Tokio y en Nevé Ilán, un suburbio de Jerusalén.

El empresario indicó que Nanox tiene el objetivo de ayudar tanto a Israel como a Japón y que el laboratorio de investigación y la fábrica de Nanox en Tokio proporcionan la puntualidad y la calidad tecnológica por las que los japoneses son conocidos.
A su vez, dijo Poliakine, los ingenieros de software y sistemas en Neve Ilan nutren a la empresa del famoso talento israelí para la improvisación y la creatividad,

Para más información, clic aquí.​