Las personas con diabetes deben controlar continuamente la glucosa para cerciorarse de que los niveles de insulina no suban o bajen en extremo. Un reciente estudio de la Universidad Ben Gurion del Negev (BGU) podría hacer que este proceso sea más fácil y preciso.

Un equipo de investigadores la universidad ha creado una nueva “súper enzima” que puede detectar el nivel de glucosa en la sangre. La sustancia mejora el método comúnmente usado para verificar los niveles de glucosa. En él, una proteína se mezcla con una gota de sangre para causar una reacción química que oxida la glucosa y la convierte en una molécula diferente. Después se envían electrones a un electrodo y la corriente generada se interpreta como nivel de glucosa.

¿Suena complicado? Lo es. Y se presta, además, para resultados imprecisos debido a que otras sustancias en la sangre, como vitaminas o analgésicos, pueden elevar el nivel de la corriente eléctrica y alterar las mediciones de la glucosa.

La súper enzima, por el contrario, detecta la glucosa pero no es sensible a otras sustancias y las respuestas que da son mucho más rápidas. Eso reduce el tiempo necesario para pruebas y mejora la adherencia del paciente al tratamiento.

La investigación fue realizada por los profesores Lital Alfonta y Raz Zarivach, y sus estudiantes Itai Algov y Jennifer Grushka, del Departamento de Ciencias de la Vida de la BGU. En un artículo sobre la investigación, publicado en el Journal of the American Chemical Society, los investigadores concluyen que “la enzima de fusión presentada puede ser una buena candidata para la monitorización de la glucosa en la sangre y para otros sistemas bioelectroquímicos basados en glucosa”.

El estudio fue financiado por la Fundación Científica de Israel y está relacionado con una consultoría realizada para SmartZyme, una compañía biofarmacéutica con sedes en Nueva York y San Diego. El departamento de investigación y desarrollo está en Ness Ziona, en el centro de Israel.