Tras nueve meses de trabajo un equipo de científicos de una universidad griega ha restaurado la tumba en la que se cree que Jesús fue enterrado después de ser crucificado.

La ceremonia de reapertura se puede ver en línea.

<iframe src=”https://embed.theguardian.com/embed/video/world/video/2017/mar/21/jesus-tomb-reopens-after-nine-month-restoration-video” width=”560″ height=”315″ frameborder=”0″ allowfullscreen=”allowfullscreen”></iframe>

“Si no se hubiera hecho la renovación ahora, el riesgo de un derrumbe hubiera sido alto”, dijo Bonnie Burnham, del Fondo Mundial de Monumentos, a la Associated Press. “La transformación del monumento es completa”.

Las obras, que costaron unos cuatro millones de dólares, estuvieron a cargo de un equipo de científicos y restauradores de la Universidad Técnica Nacional de Atenas.

En octubre los científicos retiraron una losa de mármol que, según ellos, no había sido movida desde al menos 1555, lo que permitió que examinaran lo que dijeron era la tumba original. Una cruz tallada adorna su superficie.

“No desmantelamos el monumento, ni pusimos en riesgo su integridad estructural. Sólo lo hemos restaurado”, dijo a NBC News la profesora Antonia Moropoulou, quien estuvo a la cabeza de un equipo de 50 personas de la institución ateniense. “Ahora pueden verse los colores y la textura de la piedra, las letras de las inscripciones, los frescos y los diferentes estilos de las pinturas murales. Así que tenemos ante nosotros un monumento que ha sido venerado durante siglos y que será venerado para siempre”.