Si ven un rebaño de ovejas que pastan tranquilas en la Colina de Napoleón en el Parque Yarkon de Tel Aviv, no llamen a las autoridades. Los 16 corderos y carneros no se han escapado del zoo.

Los animales juegan un papel importante en el cuidado y el equilibrio de la naturaleza ya que favorecen a la flora local y la fauna en esta extensión urbana, oficialmente conocida como Ganei Yehoshua (Jardines de Josué, nombrados por Yehoshua Rabinovich, antiguo alcalde de Tel-Aviv).

“Se trata de un proyecto municipal en colaboración con el zoo del parque”, explicó el paisajista Liav Shalem, ecologista en la empresa que gerencia el parque Ganei Yehoshua y consejero de Ecología del municipio Tel Aviv-Yafo.

Según el especialista, en el pasado, el pastoreo formaba parte del sistema ecológico en esta área. “Esto se dejó de hacer pero en la primavera de 2018 lo hemos recuperado”, comentó Shalem a ISRAEL21C.

Las ovejas se comen las malas hierbas que crecen por demás entre las plantas del parque. De acuerdo con Shalem, ellas hacen una selección ecológica “y así se llega a la primavera con la floración de plantas que nos interesan más, como anémonas y lirios”. El ecologista detalló que las ovejas no encuentran sabrosas a las flores.

Por otra parte, el pastoreo en el Parque Yarkon también reduce el mantenimiento del parque y el riesgo de incendios.

Las ovejas en Ganei Yehoshua junto a su pastor Asaf Gal y sus border collies. Foto: Amit Sha’al

El rebaño vive en el zoo con cabras, pollos, pavos reales, mapaches, gansos, hurones y más. Una vez a la semana, Shalem y Asaf Gal, residente de Tel Aviv, llevan a las ovejas a la Colina de Napoleón junto a sus dos perros Chaos y Fauda, de raza border collie, para controlar el pastoreo a la perfección.

“Fauda” es el nombre de un programa de TV muy popular en Israel y en árabe significa “caos”. Gal, entrenador canino, se comunica con los collies mediante silbidos.

“Los visitantes disfrutan al ver las ovejas. Es algo único y pintoresco, sobre todo en una ciudad con rascacielos”, describió Shalem. Y añadió: “También queremos implicar a la sociedad. Tenemos una escuela local agrícola y queremos que los niños de la zona tengan clases al aire libre con las ovejas”.

Shalem ha introducido diferentes proyectos ecológicos en Ganei Yehoshua con la intención de recuperar la vegetación local y los hábitats naturales. Ha puesto énfasis especial en el suelo de cal rojo en el que la gente puede plantar flores.

“Hemos empezado por plantar árboles locales frutales como el higo y la fresa, plantas y flores. Los pájaros de la zona llegan atraídos por estos árboles y esto nos ayuda a luchar contra las especies invasivas de pájaros como el cuervo y el myna. Mariposas y otros insectos también pueden disfrutar de este hábitat restaurado”, dijo Shalem.

Ganei Yehoshua es el parque más grande de Tel Aviv, con una extensión de 375 hectáreas. Tiene explanadas de césped, jardines botánicos, instalaciones deportivas, un lago con barcos, lugares para dar concierto al aire libre, patios y otro tipo de entretenimientos.

Si la iniciativa de pastoreo es positiva, Shalem buscará ampliarla a otras 20 áreas en Tel Aviv donde es necesario restituir el paisaje natural.

“Siempre que restauro una zona es importante tener en cuenta que la gente pueda tener acceso y disfrutar de la naturaleza, ya sea a pie o en bicicleta. La naturaleza en las ciudades es muy beneficiosa para la salud y la relajación”, explicó Shalem.