Como los seres humanos no somos los únicos que deambulamos por el planeta, tiene sentido conocer a los animales salvajes y autóctonos del país que se esté visitando. Si nos pregunta, no hay mejor forma de pasar el día que acariciando un cordero, hablando con un pájaro de colores o viendo a los monos saltar por las cimas de los árboles de la selva.

A continuación, una lista de lugares en el país donde puede visitar animales con los que han sido rescatados y rehabilitados, además de los autóctonos y salvajes.

Freedom Farm, Olesh

Animales peludos y emplumados como estos encontraron un lugar seguro en esta granja. Cortesía.

Éste es un lugar perfecto para los veganos y amantes de los animales que quieran hacer amistad con los que han sido rescatados de la industria cárnica, como ovejas, vacas y gallinas. Es, además, el primer centro educativo en el Oriente Medio que ayuda a redescubrir cómo vivir en armonía con todos los seres vivos.

La granja, a 40 minutos al norte de Tel Aviv, tiene planeado construir un centro para visitantes, que tendrá un museo educativo y un salón para talleres y exposiciones. Sin embargo, la mayor atracción para los turistas es tener la oportunidad de acariciar y tocar a los animales.

Yodfat Monkey Forest de Yodfat, Baja Galilea

Un visitante alimenta un mono en este refugio. Foto de Hadas Parush/FLASH90.

Este refugio para monos, que ha funcionado como un centro educativo y de protección de los animales desde 1970, es la primera selva abierta donde los visitantes pueden pasearse libremente entre animales y monos.

Los animales son tratados con amor y respeto aquí, así que es importante observar sin molestar a las distintas variedades de monos, corderos, cabras, conejos y loros del lugar. No se trata de un zoológico interactivo o de paseos en poni, si no que es más bien una experiencia positiva para ellos y los visitantes.

Coral World, Eilat

Niños contemplan absortos los peces del acuario de Coral World. Foto de Jorge Novominsky/FLASH90.

Se equivoca si piensa que Israel no es más que desierto y ciudades. En el Mar Rojo, que recorre el extremo sur del país, se encuentran los arrecifes de coral más espectaculares del mundo, que puede ver en toda su majestuosidad en este observatorio subacuático y parque marino situado en Eilat.

De 12 m de profundidad, en él se pueden ver unas 800 especies marinas originarias de la zona. Al terminar su visita los visitantes salen con un mejor conocimiento y apreciación por la vida marina.

GanGaroo, Kibbutz Nir David, valle de Beit She’an

Éste es el único lugar fuera de Australia que ofrece una experiencia personal con más de 50 canguros, que deambulan libres y que le robarán el corazón.

Gan Garoo no es sólo para los amantes de los canguros y los marsupiales. También permite que los visitantes den de comer a los loros y se acerquen a murciélagos, emús y a diferentes especies de reptiles.

Midreshet Ben-Gurión-Parque Nacional de la tumba de Ben-Gurión, Desierto del Negev

Un íbex en el desierto del Negev. Foto de Moshe Shai/FLASH90.

Midreshet Ben-Gurión, sitio histórico con increíbles vistas, no es sólo el lugar de eterno reposo del primer ministro israelí, David Ben-Guirón y su esposa, Paula, sino que también es el hábitat natural de íbices que viven en familia alrededor del cañón del desierto.

Vaya al atardecer. Al caer la noche verá cómo los estos se pasean por el lugar. Camine por el sendero señalado por la ladera rocosa y los verá saltar, comer y descansar en grupos. No se acerque demasiado, recuerde que son animales salvajes.

Alpaca Farm, Mitzpe Ramon

A caballo por la hacienda. Cortesía.

En esta granja, situada en el altiplano del desierto del Negev, el cráter natural más grande del mundo, puede encontrar llamas, caballos, burros, cabras de angora, camellos y, obviamente, alpacas sudamericanas.

Puede interactuar con los animales, darles de comer y acariciarlos, aprender sobre sus costumbres diarias, ver cómo son esquiladas las alpacas, entender cómo se produce la lana e incluso dejar que éstas le acompañen por el desierto en su visita al panorámico valle.

Zoológico Bíblico de Jerusalén 

Visitantes del Zoológico Bíblico de Jerusalén. Foto de Yonatan Sindel/FLASH90.

Este es el lugar adonde israelíes de todas las religiones vienen para ver animales en peligro de extinción o los que vivían en Israel en tiempos bíblicos, entre ellos leones, tigres, osos e incluso elefantes. Junto al corral donde está cada animal hay una placa que indica en qué parte de los textos bíblicos se menciona éste.

Pero, además de mostrar animales, el zoológico también ofrece programas educativos y proyectos de sostenibilidad, como la reinserción de distintas especies de gamos en la zona o la incubación de aves rapaces.

Granja de loros, Kfar Hess

La granja es pura diversión para niños y adultos. Cortesía.

¿Le interesa tener una conversación seria . . . con un loro? Esta granja de loros de mil colores en Kfar Hess, en el centro de Israel, podría ser lo que buscaba.

La granja alberga a docenas de tipos de aves exóticas, además de conejos, faisanes, gallinas, pavos reales, puercoespines, ovejas y otros.

Centro zoológico de Tel Aviv (Ramat Gan Safari) 

El Ramat Gan Safari trae la experiencia de la estepa africana al centro de Israel. Allí puede pasear entre manadas de animales sueltos que recorren libremente los 250 acres de superficie del zoológico, que imita su hábitat natural. Con 1.200 especies de mamíferos, aves y reptiles, es la mayor concentración de animales de la estepa en el Oriente Medio.

En sus instalaciones funciona el único hospital para animales salvajes de Israel.

Un par de Hipopótamos comparte su hábitat con laves. Foto de Gideon Markowicz/FLASH90.