Sweetch, una compañía emergente, o startup, de salud con sede en Jerusalén, tiene la misión de hacer de este mundo un lugar más saludable. Su primera tarea: evitar que las personas en riesgo de sufrir diabetes la desarrollen.

Más de 86 millones de estadounidenses y 63 millones de europeos adultos tienen niveles de azúcar en la sangre más elevados de lo normal, aunque no tan altos como para ser considerados diabetes todavía, según estadísticas. Este grupo, considerado pre-diabético, desarrollará probablemente una diabetes de Tipo 2 si no se somete a intervención médica alguna.

Y este es el motivo por el que los profesionales de la salud e inversores están de plácemes con el éxito de la reciente ronda de financiación serie A de Sweetch, que ha recaudado $3,5 millones de dólares para mejorar su tecnología, la cual tiene por fin identificar y entrenar a personas en riesgo de desarrollar diabetes y otras enfermedades crónicas.

La ronda estuvo encabezada por Philips y la plataforma de financiación colaborativa OurCrowd, que tiene sede en Jerusalén. Participaron dos inversores previos, Pontifax y Lionbird.

Sweetch, fundada en 2013, ha desarrollado una plataforma de pronóstico de resultados clínicos y un sistema de análisis de comportamiento.

Foto cortesía de Sweetch.
Foto cortesía de Sweetch.

La plataforma ayuda a identificar a personas en riesgo de desarrollar diabetes como forma de intervención temprana y de asignación de recursos para profesionales de la salud.

Dana Chanan, directora ejecutiva y cofundadora de Sweetch, dice que las cifras demuestran que los métodos actuales para identificar a pre-diabéticos dejan fuera a un 92,5% de las personas.

La plataforma y la aplicación móvil de la compañía sirven de “entrenador personal” del usuario para ayudarlo a modificar sus hábitos de salud.

El nombre de Sweetch es una combinación de las palabras sweet (dulce, en inglés), que hace referencia a la diabetes, y switch (cambio, en inglés), para indicar cambios en estilo de vida.

Recomendaciones y programa para cada usuario

Los nuevos fondos obtenidos por la compañía se destinarán para completar un programa piloto y pruebas clínicas en una reconocida institución médica de Estados Unidos que Chanan dijo que no puede mencionar.

Si todo va bien, los doctores podrán prescribir la aplicación —en la actualidad sólo la pueden obtener quienes participan en las pruebas— para pre-diabéticos y pacientes con otras enfermedades.

“Si el doctor ve que Ud. está en un grupo de alto riesgo, podrá recetarle Sweetch. El paciente instala la aplicación, escribe el número del código y comienza a usarla”, dijo.

Aunque hay informes que indican que la gente normalmente deja de usar los dispositivos de monitorización médicos “llevables” en los primeros seis meses, Chanan cree que eso se debe a que falta un componente de interacción. Ella ha aprovechado su experiencia en compañías de juegos de azar, la cual obtuvo cuando fue parte de los equipos ejecutivos de Playtech, 888 y Snaptu, y la ha aplicado a la salud digital.

“La diabetes no es, desde luego, un juego”, dijo a ISRAEL21c, “pero uno de los éxitos de la industria del juego es la capacidad de analizar y ofrecerle al usuario una experiencia específica como si fuera la única persona que existiera”.

El sistema de análisis del comportamiento de Sweetch aprende los hábitos diarios del usuario y utiliza metodologías de la ciencia del comportamiento para convertir esa información en recomendaciones personales. Las conclusiones de ese análisis se adaptan, en tiempo real, a las actividades del usuario.

“No hay metas que la persona deba cumplir. No todo el mundo es igual. Las recomendaciones y el programa son para cada usuario específico”, dijo Chanan.

150 minutos de salud

Hay 387 millones de diabéticos en el mundo, y la diabetes es la causa principal de algunas de los problemas de salud crónicos más importantes, como ataques al corazón, accidentes cardiovasculares, insuficiencias cardíacas congestivas, fallos renales, ceguera y amputaciones. Según la Asociación Americana de Diabetes, se estima que en Estados Unidos el costo anual para tratar a pacientes con diabetes asciende a $600.000 millones de dólares.

Varios estudios clínicos han demostrado que 150 minutos de actividad física por semana reducen el riesgo de pasar de la prediabetes a la diabetes en un 58%. Los mismos estudios muestran que el 80% de pre-diabéticos no siguen las recomendaciones de organizaciones como la Organización Mundial de la Salud, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades o de la Asociación Americana del Corazón.

Chanan cree que muchos se desaniman con la idea de 150 minutos de ejercicio y por esa razón Sweetch ofrece un estilo de vida más saludable en pequeños pasos.

“Si alguien está acostumbrado a no hacer ejercicio, no le diremos que tiene que levantarse e ir al gimnasio durante una hora. Los 150 minutos tienen que ser parte de su día”, explicó Chanan a ISRAEL21c. “Por ejemplo, podemos recomendarle que durante la hora del almuerzo, en vez de ir al Starbucks más cercano, vaya al que está más lejos. No hay metas grandes para alcanzar y el programa se adapta a cada persona”.

El sistema de análisis de Sweetch está diseñado para procesar continuamente diferentes aspectos de la vida diaria del usuario —cambios de horarios, demográficos, patrones de actividad y muchos más— para hacerle recomendaciones con el fin de obtener el objetivo deseado en una actividad.

Chanan cree que el sistema análisis de la compañía puede aplicarse a otras enfermedades crónicas y otros estados pre-crónicos, como la pre-hipertensión y la hipertensión, la obesidad y el síndrome metabólico.

Para más información, haga clic aquí.