Iom Kipur es uno de los días más singulares en Israel. Todo se apaga y desconecta: las tiendas, la televisión, las carreteras y la radio quedan en silencio durante las 25 horas del Día de la Expiación.

Esta es la jornada más sagrada del calendario judío, que este año comienza en Israel en la noche del 15 de septiembre y continúa hasta la puesta del sol al día siguiente. Lo que se hace es pedir perdón y reflexionar por los pecados del año anterior.

Un hombre judío se limpia en una fuente cerca de Jerusalén antes de Iom Kipur. Foto: Flash90

Una señal de este arrepentimiento es el ayuno, una costumbre que muchos judíos israelíes observan a su manera: ya sea descansando en sus casas o rezando en la sinagoga.

Miles rezan en el Muro Occidental en la Ciudad Vieja de Jerusalén durante el Día del Perdón. Foto: Ben Toren/Flash90

Pero no todos los israelíes viven este día tan especial de la misma manera. Muchos renuncian al ayuno y cualquier ritual litúrgico y en su lugar usan el día como una oportunidad para la reflexión privada, la lectura, el descanso y la contemplación.

Otros, especialmente niños y adolescentes, aprovechan las carreteras vacías y pasan el día en sus bicicletas, patines y patinetas.

Patinadores disfrutan de una carretera vacía en Haifa. Foto: Noam Revkin Fenton/Flash90
Ciclistas en el cruce vacío de Beit Lid durante Iom Kipur. Foto: Chen Leopold/Flash90

No es raro ver a los niños disfrutar con sus bicicletas junto a personas que ayunan y caminan en dirección a la sinagoga en un verdadero ejemplo de diversidad y tolerancia de la forma de vida ajena.

Los israelíes andan en bicicleta a lo largo de la carretera Ayalon de Tel Aviv durante el Día de la Expiación. Foto: Chen Leopold/Flash 90
Judíos religiosos caminan hacia la Puerta de Damasco en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Foto: Sliman Khader/Flash90

La falta de tráfico en este día tan especial significa que los niveles de contaminación disminuyen de forma significativa, lo que lo convierte en una de las fechas más verdes del año.

Judíos ultraortodoxos rezan junto al mar mientras participan en una ceremonia en la costa de Herzliya antes de Iom Kipur. Foto: Miriam Alster/Flash90

A no confundirse: si pensaban que por ser un día de ayuno Iom Kipur es la única fiesta judía que no se centra en la comida, les contamos que están equivocados ya que es costumbre celebrar el comienzo y el final del ayuno con grandes comidas en familia. Cada una tiene su propia tradición sobre cómo romper el ayuno pero una taza de café o té fuerte y una rebanada de pastel de miel son las favoritas.

Los israelíes se sientan en el paseo marítimo de Tel Aviv en Iom Kipur. Foto: Danielle Shitrit/Flash90​