En algunas partes, conducir por un puente o por un túnel entrado en años todavía puede resultar en un viaje aterrador.

En los últimos años, los colapsos de puentes ​​causaron muertes en Chile, China, Italia, Myanmar y Taiwán y en la Florida. Sólo en octubre de 2019, siete personas murieron a causa de derrumbes de puentes públicos en China y Taiwán, mientras que en Génova, el verano de 2018, 43 personas perdieron la vida en el tristemente célebre incidente del puente Morandi.

Los responsables de la salud de los puentes, túneles y autopistas elevadas ahora pueden ver un “informe médico” en 3D en tiempo real basado en la nube,  gracias a la tecnología inventada por la empresa emergente Dynamic Infrastructure de Israel.

El sistema de estudio de imágenes patentado de la compañía compara imágenes diarias de las estructuras con otras antiguas extraídas de inspecciones periódicas pasadas.

Luego, el informe del diagnóstico se sube a la red para que pueda ser fácilmente compartido con colegas y contratistas. Así, con la ventaja del lado online del proyecto, también se logra que los flujos del trabajo de mantenimiento sean más rápidos y eficientes. Además, si el sistema capta deterioros potencialmente peligrosos, envía un alerta automática.

Hasta aquí, Dynamic Infrastructure tiene contratos con departamentos de transporte, asociaciones público-privadas (APP) y empresas privadas en EEUU, Alemania, Suiza, Grecia e Israel. Estos clientes operan un total de unos treinta mil activos.

Dynamic Infrastructure da un “informe de estado” visual sobre puentes, túneles y carreteras elevadas. Foto: captura de pantalla

“El mundo enfrenta una crisis de infraestructura. Las malas condiciones de muchos puentes y túneles lleva a la pérdida de muchas vida, además del gasto millonario no planificados”, explicó Saar Dickman, cofundador y director general de Dynamic Infrastructure.

El problema es especialmente grave en EEUU, donde se estima que 47.000 de los 616.000 puentes del país tienen deficiencias estructurales y necesitan reparaciones urgentes. Así lo informó la Asociación Estadounidense de Constructores de Carreteras y Transporte en un reporte publicado a principios de 2019.
Sin embargo, los estadounidenses cruzan estos puentes deteriorados unas 178 millones de veces por día.

Puente peatonal colapsado cerca de Johannesburgo, Sudáfrica, en agosto de 2017. Foto de Shutterstock

“Hasta hace poco, no había un sistema efectivo que pudiera identificar de manera rápida y precisa los defectos en los puentes a lo largo de su vida útil. Nosotros damos monitoreo y alertas accionables que pueden administrar mejor los gastos y ayudar a prevenir el próximo colapso”, señaló Dickman.

Por otra parte, los túneles también envejecen y se deterioran. Según datos reunidos por la Administración Federal de Carreteras de EEUU y la Administración Federal de Tránsito, cerca del 40 por ciento de los 350 túneles de las carreteras del país tienen más de cincuenta años y  casi el 5 por ciento ya supera los cien años de servicio.

Fundada en 2018 por Dickman y Amichay Cohen, Dynamic Infrastructure tiene su sede en Nueva York pero también cuenta con una oficina en Berlín, además de su centro de desarrollo en Israel. La empresa ganó el premio Red Herring North American Top 100 de 2019.

Anteriormente, Dickman fue vicepresidente de ciberseguridad automotriz en Harman, empresa propiedad de Samsung. Por su parte, Cohen fue director general de Carmel Tunnels y actualmente es el director de operaciones de la empresa.

Dynamic Infrastructure ya incursiona en una variedad de regiones geográficas en Israel, incluida Haifa y sus alrededores. Es una zona que tiene cerca de 100 puentes y unos pocos kilómetros de túneles, así como en el condado de Suffolk, en el este de Nueva York.

Dickman señaló que, como los humanos, los puentes pasan por una “infancia” de varios años mientras están en crecimiento pero que luego se deterioran lentamente hasta morir. De hecho, la mayoría de los puentes están construidos para durar entre 80 y 90 años.

El problema que detectó esta empresa es que los puentes no tenían un historial médico continuo disponible al instante cuando se lo necesita proporcionar información valiosa a quienes tienen la tarea de mantenerlo en buen estado.

En ese sentido, el seguimiento es vital: “Estas infraestructuras se someten a  inspecciones periódicas pero nadie tiene el historial completo para analizarlo desde la perspectiva de la operación y el mantenimiento”, describió Dickman.

La compañía tiene 12 empleados, una junta asesora que incluye un ex ejecutivo del Departamento de Transporte de EEUU, y recientemente cerró acuerdos de colaboración e investigación con varios institutos académicos.

Para más información, clic aquí