El estacionamiento del último piso del centro comercial del Centro Dizengoff, en Tel Aviv, es un laberinto de cemento y de vehículos. Pero también hay en él una granja en la que se cultivan las verduras más frescas que se hayan visto. Su nombre en hebreo, Yarok Ba’it, que significa “verde en la ciudad”, define su función.

Aunque una granja en la azotea de un estacionamiento urbano pueda parecer absurdo, ésta provee verduras a residentes de la ciudad y a restaurantes en un radio de dos kilómetros.

Green in the City es un proyecto de LivinGreen, una compañía pionera en soluciones hidropónicas y acuapónicas, y el Centro Dizengoff, es el primer centro comercial israelí, inaugurado en el decenio de los 70.

Taller de jardinería en Green in the City. Foto de Mendi Falk.

“El objetivo principal de Green in the City es llevar la agricultura a la ciudad y cultivar verduras en el corazón de ésta”, dijo Yoav Sharon, codirector del invernadero, a ISRAEL21C.

“La gente puede venir aquí y comprar, así que no es necesario que los camiones vengan a la ciudad para hacer entregas en los restaurantes. Aquí se ven edificios, automóviles, contaminación, pero también un hermoso invernadero en medio de eso”.

Green in the City, la primera granja comercial en Tel Aviv, tiene un invernadero y un lugar para dictar clases y ofrecer talleres para residentes.

En ella se cultivan dos docenas de variedades de hortalizas y hierbas (lechuga, albahaca, tomate, menta, col rizada, pepino y cebolleta, entre otras). La producción llega a más de 15.000 cabezas de verduras.

La demanda para las verduras de la granja es tal que ha abierto tiene tres puestos de venta en el Centro donde se venden más de 1.500 productos semanalmente.

En el Centro Dizengoff se pueden comprar las verduras de la granja. Foto de Viva Sarah Press.

Interés internacional

Green in the City comenzó a operar a finales del 2015 para mostrar que las granjas urbanas son viables.

Hoy, un 54% de la población mundial vive en zonas urbanas, según la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Se estima que en 2050 la cifra alcance el 66%.

La agricultura urbana es crucial para alimentar al creciente número de habitantes de ciudades. Por este motivo la granja ha despertado interés internacional.

Yoav Sharon en la granja. Foto de Viva Sarah Press.

Según la ONU, aproximadamente 800 millones de personas en todo el mundo cultivan frutas o verduras, y crían animales en ciudades, lo cual representa entre un 15 y 20% de la comida del planeta. Esta tendencia puede tener un impacto serio en términos de seguridad alimentaria, especialmente en tiempos de crisis o de carencia de alimentos.

LivinGreen, uno de los socios de la granja, maneja dos proyectos acuapónicos en colaboración con la FAO en Ghana y Etiopía.

Sabor fresco y libre de pesticidas

Los verduras cultivadas localmente son sinónimo de frescura.

Aunque parezca que la contaminación ambiental y la del estacionamiento sea nociva para las verduras, Sharon dice que una malla instalada a modo de red alrededor de ésta la protege de la mayoría de contaminantes potencialmente más dañinos. Green in the City ha enviado muestras de las verduras cultivadas a un laboratorio para su análisis, agregó.

Las verduras se cultivan en lechos de agua limpia, fertilizantes y minerales. Un sistema de peces acuapónicos limpia el agua naturalmente.

:Las verduras se cultivan sin suciedad ni pesticidas. Foto de Viva Sarah Press.

“No hay necesidad de limpiar estas verduras”, dijo Sharon. “No contienen pesticidas, ni suciedad, tierra o gusanos. La cantidad de hojas dañadas es baja. Comparadas con las verduras cultivadas en tierra, de las cuales los restaurantes tienen que tirar entre el 40 y el 45%, la cantidad de las que tiramos aquí es de 10 a 20%”.

Israel, país conocido por sus tecnologías agrícolas, tiene un lugar destacado en el campo de la hidroponía.

Un Israel más verde y ecológico

Green in the City es uno de los muchos puntos urbanos verdes que están brotando en todo el país.

La Sociedad para la Protección de la Naturaleza en Israel tiene un proyecto que ayuda a residentes a crear y mantener huertos y jardines comunitarios en ciudades. En los últimos 15 años se han creado do unos 300 de esa clase en todo el país en lo que fueran terrenos baldíos.

Algunos son el vivero del Colectivo Onya, en la Nueva Estación de Autobuses, al sur de Tel Aviv, que ofrece talleres de jardinería urbana.

En otro, el huerto de Totzeret Gimel, en Beersheva, al sur, agricultores y voluntarios cultivan verduras de temporada que venden a vecinos y restaurantes locales.

CityTree Tel Aviv y CityTree Haifa ofrecen programas ecológicos, incluidos talleres de compostaje y de divulgación de jardines comunitarios.

Y el Colectivo Artístico Muslala estableció un huerto en los altos del edificio Clal, en el centro de Jerusalén.