IsraAID, una organización internacional de ayuda humanitaria con sede en Israel, ha enviado una brigada a áreas remotas de Perú afectadas recientemente por inundaciones y deslizamientos de tierras.

Según el Gobierno peruano, han desaparecido más de 200 puentes y  2.000 km de carreteras, al igual que miles de hectáreas de cultivos, centros de salud y colegios. Se estima que han muerto más de 100 personas y unas 700.000 han quedado sin hogar.

El Gobierno ha hecho un llamado a otros países para que envíen ayuda que mitigue las condiciones de los miles de damnificados, tales como agua embotellada, comida enlatada, tiendas de campaña, papel higiénico y medicinas.

El acceso a alimentos y agua potable sigue limitado para muchos, y esta es la primera prioridad para IsraAID, según el Fórum de Israel para la Ayuda Humanitaria Internacional.

“Estábamos en casa cuando escuchamos gritos que venían de afuera; cuando salimos vimos que el río y una avalancha de barro entraban a la calle que pasa frente a la casa. Pensamos en tratar bloquear el agua, así que empezamos a organizarnos, pero diez minutos después hubo otra avalancha, también fuerte, que llegó por detrás de la casa. La última destruyó todo a su paso: la casa quedó inhabitable; el jardín, destrozado; y mis pertenencias, arruinadas”, dijo Gloria Sedano Pascual, residente de Carapongo, a IsraAID.

Un vocero de la organización, que tiene programas en 16 países, dijo que ésta está ofreciendo capacitación para profesores y dirigentes comunitarios para la prevención del trauma causado por la tragedia.

“Las historias de gente que lo ha perdido todo son desgarradoras, pero nos sorprende la capacidad que tienen de mantenerse unidos, y de ayudar a otros a superar esta difícil situación”, dijo Naama Gorodischer, directora de programas de IsraAID que está al frente de la misión en Perú.

“Con la experiencia y capacidad de Israel podemos tratar de reconstruir mi pueblo. También podemos experimentar cómo construir refugios más sostenibles que las tiendas de campaña que nos han dado. Necesitamos mucha ayuda, como agua, comida y ropa, pero mi esperanza es que, con la ayuda de IsraAID, podamos organizar actividades que ofrezcan soluciones a largo plazo. Creo que podemos lograr muchas cosas cuando trabajamos juntos”, dijo Pascual.

Las víctimas necesitan agua embotellada y medicinas. Foto de IsraAID.

iAID está “coordinando sus actividades estrechamente con el gobierno local, representantes del gobierno israelí y otras organizaciones humanitarias internacionales para llevar agua potable y otros suministros de primera necesidad,” dijo un vocero.