Parece como una de las cintas caminadoras de alta tecnología que bien podrían estar en el gimnasio del cual Ud. es miembro. Pero súbase en ella y prepárese para caminar mientras la máquina trata de hacerle perder el equilibrio, sacudiéndolo de un lado a otro, parando y comenzando de nuevo.

Pero esos movimientos no suceden al azar. Caminar en la cinta, llamada BalanceTutor, no es precisamente una vuelta en una mini-montaña rusa, sino una tecnología de rehabilitación desarrollada en Israel y que Real Sociedad, un equipo de fútbol profesional con sede en San Sebastián, España, ha estado usando desde hace casi un año.

El objetivo de BalanceTutor es ayudar a que los jugadores mejoren el equilibrio y la coordinación, especialmente después de una lesión.

Para la Real Sociedad es importante contar con ella porque un jugador se lesiona cada dos partidos, según José Manuel González de Suso, especialista en medicina deportiva del equipo.

“En promedio, cada día entre dos y tres jugadores de los equipos de [Real Sociedad] se lesionan. Eso suma hasta “unos 900 días de baja por equipo y temporada. Jugar al fútbol exige el máximo a los sistemas cardiovascular y locomotor de los jugadores”.

Real Sociedad tiene también equipos de fútbol femenino y nueve de segunda división, y secciones de pelota vasca, hockey hierba y atletismo. Unos 200 jugadores de los varios equipos entrenan a diario, según González.

BalanceTutor usa una cinta rodante 4D patentada, numerosos sensores de potencia y movimiento y videojuegos motivacionales, que son opcionales. El video le mostrará la máquina en acción en el gimnasio del equipo.

La rehabilitación tradicional se basa en “entrenamiento proactivo” que inicia el propio usuario, según el profesor Itshak Melzer, director de la Escuela Recanati de Profesiones de Salud Comunitaria de la Universidad Ben Gurion del Negev (BGU) y director del Laboratorio Schwartz de Análisis y Rehabilitación del Movimiento.

El dispositivo robótico de BalanceTutor “entrena las reacciones, tales como los reflejos cuando ocurre un resbalón u otro incidente que produzca una repentina pérdida del equilibrio. El énfasis es en lo imprevisto”, dijo Melzer.

BalanceTutor fue desarrollado por Melzer en la BGU, en colaboración con el profesor Amir Shapiro, director del Laboratorio de Robótica del departamento de ingeniería mecánica de la misma.

Shapiro tenía interés personal en el producto que los dos académicos terminarían diseñando. Cuando tenía 31 años se resbaló en el jardín de su casa y se fracturó la columna vertebral. “Tengo cuatro tornillos y una placa metálica que une la cabeza al cuerpo, como se espera de un profesor de robótica”, dijo bromeando.

Demostración de BalanceTutor en una feria médica en Alemania. Cortesía.

De personas mayores a deportes para mayores

Inicialmente, el público al que quería llegar BalanceTutor eran las personas mayores y víctimas de derrames, con el objetivo de ayudarles a volver a caminar con seguridad y entrenarles para evitar caídas. Ese segmento de la población representa un mercado lógico para el producto: una de cada tres de más de 65 años sufre una caída seria y en un 20 % de los casos las lesiones pueden tener efectos permanentes.

Pero como sucede a menudo en productos que son resultado de una investigación académica, “una vez fue lanzado al mercado, surgieron nuevas oportunidades, entre ellas los deportes [profesionales]”, dijo Zafrir Levi, vicepresidente de desarrollo de negocios de BGN Technologies, la empresa que comercializa las tecnologías desarrolladas en la BGU.

En 2014, la universidad le dio la licencia de BalanceTutor a Meditouch, una compañía ubicada en Netanya, fundada en 2004, que distribuye equipos de rehabilitación física a hospitales, clínicas y para uso doméstico. Sus otros productos son HandTutor, ArmTutor y LegTutor.

Si se pregunta cómo una cinta rodante diseñada para que los usuarios pierdan el balance puede ser segura, fíjese en la foto de abajo: cada usuario está sujeto con un cable que mide respuestas pero también evita las caídas durante una sesión.

El usuario de está sujetado con correas para evitar caídas. Cortesía.

Los usuarios reciben un programa de entrenamiento personalizado, cuyo objetivo es reducir los periodos de rehabilitación y evitar recaídas.

Si la Real Sociedad puede lograrlo, seguro que se reflejará en un buen número de goles adicionales a su favor. Fundado en 1909, el equipo se conoce también como La Real.

Para más información, haga clic aquí.