“Este es el mejor arak que se puede encontrar fuera del Líbano”, dijo Aziz Suidan, señalando una botella con una etiqueta turquesa y dorada de Ramallah Distilleries que muestra a una mujer cargando una cesta llena de uvas.

Suidan, propietario de Suidan Market, una tienda especializada en vinos y alimentos gourmet en Haifa que ha estado en la familia durante un siglo entero, sabe de lo que habla.

Lleva bebiendo arak —una bebida con sabor a regaliz dulce con un nivel de alcohol por volumen que oscila normalmente entre el 50 y el 65% de alcohol— toda su vida.

Es la favorita en la antigua región del Levante y en países del Medio Oriente como Irán e Irak. Sus “primos”, raki, sambuca y pastis, son populares en regiones del Mediterráneo y Europa.

Se elabora fermentando el zumo de higos o uvas, diluido con agua y condimentado con anís durante los varios procesos de destilación.

Hasta hace poco se consideraba que sólo la consumían personas mayores en el Medio Oriente mientras jugaban backgammon, pero es ahora la favorita de una generación de israelíes jóvenes, a la vez que también gana popularidad y respeto entre profesionales, entusiastas de las bebidas alcohólicas y la élite de Israel.

La destilería de Arak Masada en la Galilea occidental. Cortesía.

El barman Andrey Frenkel, de Haifa, propietario de un servicio de consultas sobre cócteles, Six O’Clock, tiene una notable influencia en el renacimiento del cóctel en el país.

“Creo que el arak va muy bien en muchos cócteles clásicos que tradicionalmente se hacen con diferentes licores. Los más refrescantes, como el Moscow Mule (vodka, soda de jengibre y lima), o el French Maid (pepino, menta, coñac y licor de caña de azúcar con sabor a jengibre y lima), son excelentes cuando se cambia la bebida alcohólica por arak”, explicó.

Botella de Gold Label Arak, de los Altos del Golán. Cortesía.

Lejos quedaron los días del arak barato de marca Elite con la que criaron israelíes como Frenkel. En Israel abundan ahora los productores de arak premium. Esta tendencia viene de la mano del éxito de la comida griega en el mundo, que cambió el concepto que los consumidores tenían de licores a base de anís, como el ouzo.

También ha llegado en un momento en que el interés por volver a las raíces culturales se ha convertido en prioridad y en medio del éxito sin precedentes de la cerveza artesanal, el vino y la elaboración de bebidas alcohólicas.

El nuevo interés en los destilados ha permitido que los productores de arak se hayan puesto al frente de esta tendencia.

Un ejemplo es Matt Neilson, de Pioneer Spirits, una destilería hermana de la exitosa Buster’s Beverage Company, en Beit Shemesh. Buster’s produce pequeñas cantidades de sidra, limonada y cerveza artesanal, y su destilería produce arak de primera calidad, ginebra y brandy, que se empezarán a vender pronto en las mejores licorerías y tiendas gourmet del país.

Según Neilson, el arak que produce la compañía tiene un aroma de anís fresco con notas de caramelo, textura sedosa y cremosa, un retrogusto extra suave y un firme sabor anisado, pero no cargante.

Matt Neilson y su padre y socio, Denny, en la destilería Pioneer Spirits. Foto de Eyal Keren.

David Zibell, nacido en Canadá, tiene una destilería en los Altos del Golán, Gold Label Arak, y es otro artesano que ha creado originales variedades del licor. Ha producido whisky desde 2014.

Su arak conforma su color a partir de un proceso de añejamiento de seis meses en los mismos barriles ahumados usados para los whiskies de la destilería. Tiene un acabado suave, tonalidades doradas y un suave sabor a roble.

Zibell también produce mahia, bebida anisada de estilo marroquí de doble destilación con dátiles y con semillas de anís verde y estrellado e hinojo. El resultado es una bebida de delicado sabor a anís, cierta redondez y el equilibrio que le del licor de dátil.

Botellas de Arak Masada. Cortesía.

Otros fabricantes de arak en el país son Pelter Distillery, fundada en 2013 en la región vinícola del norte del Golán por Tal y Nir Pelter, y Arak Masada, que los hermanos Jarise y Wadia Hadid empezaron a producir en 2013 en Mi’ilya, en la Galilea occidental, elaborado al estilo libanés, como lo hicieran sus antepasados, y con productos de Líbano y Siria. Ha sido galardonado.

Pero no todos los araks necesitan ser tomados tan en serio. Hay otras marcas israelíes, como Malaki, Gat y Mabrouka, que han adoptado un estilo menos refinado y se presentan en originales sabores como chicle, pastel de vainilla o banana split.

Arak Gat se presenta con curiosos sabores. Foto de Jessica Halfin.

Neilson cree que las destilerías artesanales verán gran crecimiento en el mundo culinario israelí y pronostica que será un fenómeno mucho más grande que el de la cerveza artesanal.

“Esta realidad obedece al enorme potencial de exportación de las bebidas destiladas hechas en Israel”, explicó a ISRAEL21c. “En cuanto al mercado local, a los israelíes les encanta disfrutar de la vida. Los precios pueden asustar al principio, pero en poco tiempo las bebidas artesanales estarán de moda”.

Nuestras marcas favoritas de arak premium 

Arak Masada: Aclamado por la crítica internacional, se produce en el pueblo de Mi’ilya y es estrictamente kosher.

Pioneer Spirits: Bebida refinada que le encantará a los aficionados. Le da un toque estadounidense al mercado de licores israelíes.

Golan Heights Distillery: El fabricante ha usado su experiencia en la fabricación de whisky para crear un nuevo tipo de arak dorado, sabroso y galardonado.

Pelter Distillery: Usa uvas que se cultivan en Ein Zivan, en los Altos del Golán, para producir una elegante bebida con notas de anís estrellado, canela e hinojo.

Mabrouka: Producido por una familia israelí de origen marroquí, tiene diferentes sabores tan tentadores como la menta y café espresso. También producen variedades más exclusivas de arak con higos y dátiles, en homenaje a sus raíces norafricanas.

Arak Gat: Es puro “entretenimineto”. Tiene sabores como Tutti Frutti y Bazooka que ha transformando esta bebida tan seria en una de tono más “ligero”.

Arak Malaki -a.g.t.d.: Ofrece sabores de banana split y pastel de vainilla. La compañía destila una bebida de sabores agradables que se pueden encontrar en supermercados y tiendas especializadas.

Ramallah Distilleries: Produce Arak Extra Fine y Ramallah Gold, que pueden encontrarse en tiendas de especialidades árabes en todo el país; son fuertes pero muy agradables y llenos de notas de regaliz dulce para disfrutar con comidas saladas o, incluso, chocolate y postres.