Si quiere conocer la historia de los cruzados, caminar por antiguas ciudades amuralladas con mezquitas y torres de piedra y ver cañones de verdad mientras se imagina a Napoleón cabalgando en su caballo blanco, sin duda tiene que ir a Akko. A 23 km. al norte de Haifa, la ciudad se conoce también como Acre.

Aparte de la historia que atesora cada piedra de este puerto, la parte vieja es adonde debe ir a comer.

Los cruzados fueron ejércitos cristianos que conquistaron la tierra de Israel en los siglos 11, 12 y 13. Después de un sitio de cuatro años, Akko capituló a las fuerzas del rey Balduino de Jerusalén en 1104, después de la primera cruzada. La principal atracción arquitectónica de la ciudad es un fuerte, construido en el siglo 12 y habitado por los caballeros templarios. Los cruzados llamaron a la ciudad San Juan de Acre.

Es un oasis de cocina árabe, influenciada indudablemente por el mar que la rodea y el lugar perfecto para un tour gastronómico que puede hacer por su cuenta. A continuación, nuestra lista de las mejores comidas a precios económicos, en diez paradas, que la ciudad ofrece.

Las diez pueden visitarse una tras otra, para disfrutar así de una experiencia gastronómica completa. A propósito, todas juntas no serán más caras que una sola comida elegante, que puede disfrutar luego, cuando las luces de la ciudad iluminen la línea de la costa. Para eso, sugerimos el legendario restaurante de pescado Uri Buri o el moderno y delicioso El Marsa.

Parada 1: Maafiat Ouda (Panadería Ouda). Calle Salah al Din, 14

Pan de zaatar envuelto en bolsas de plástico. Foto de Jessica Halfin.

Comience su viaje culinario en la calle Salah Al Din. Pase por las puertas de los cruzados y camine por la calle principal para un desayuno de campeones en esta panadería, adonde lo llevará su olfato. Los pitas calientes no dejan de salir del horno y en el mostrador se exhiben con orgullo panes de zaatar y palitos de pan con ajonjolí, o sésamo. Escoja lo que más le guste y pídalo para llevar.

Parada 2: Falafel Arafe. Kikar Prachi, 13

¿Qué acompaña mejor al pan de pita que el falafel? Después de la panadería, cruce la calle para probar el falafel de este puesto, el número uno de Acre. Una pista para llegar a él: ¡Es donde verá una fila interminable de clientes! Le recomendamos que pruebe y meta la mayor cantidad posible de varias clases de ensaladas en el pita. Todo lo que tiene que hacer es pedir la que quiera y sonreír.

Qué pedir: media porción de falafel con todos los acompañantes.

Parada 3: Kukushka Snack Bar. En el Bazar Turco, calle Weizmann

La comida de mar del establecimiento es una de las mejores de la ciudad.

Vaya ahora al Salón de los Cruzados, que ha sido renovado, y que se conoce también como Bazar Turco. Allí, centro de la escena gastronómica moderna de la ciudad y a precios asequibles, puede degustar el prohibido “fruto del mar” en forma de calamares fritos, brochetas de gambas a la parrilla y el falafel de cangrejo por el que el restaurante es conocido. Los mariscos son recién comprados en el mercado al aire libre que hay en la misma calle.

Mientras prueba algunas de las creaciones gastronómicas más nuevas de Israel, el ambiente le sumergirá al instante en la historia que lo rodea.

Qué pedir: falafel de cangrejo, calamares fritos, cerveza Malka de barril.

Parada 4: Humus Ful Shamsia. En el mercado de la Ciudad Vieja, calle Weizmann

La elaboración de humus, una de las comidas más populares de Israel, es todo un arte en este establecimiento. Foto de Jessica Halfin.

El humus es quizás el plato más reverenciado, debatido y buscado en Israel, y este establecimiento es uno de los favoritos para degustarlo. Pruebe el estilo clásico, hecho a mano, y a pedido, por la matriarca del lugar, con garbanzos calientes, perejil y aceite de oliva por encima. Probablemente no haya una mejor manera de aprender los intrincados detalles de la elaboración del humus.

Qué pedir: media porción de humus con gargirim (garbanzos enteros)

Parada 5, 6, 7 y 8: Picar en el mercado al aire libre. Calle Weizmann

Aceitunas de varios colores y sabores. Foto de Jessica Halfin.

A partir de aquí, retroceda un poco para comenzar un festín de picoteo. Primero, pruebe diferentes variedades de aceitunas, deleite su olfato con la cantidad de especias que verá (recomendamos comprar zumaque rojo oscuro y semillas negras de kaztach, parecidas al comino, para dar un toque a sus mejores platos), y seleccione algunos granos de café tostado de lugares exóticos.

Malabi. Foto de Jessica Halfin.

Para una descarga de energía después del festín, tómese una taza de café turco fuerte y prepárese luego para disfrutar del evento principal: ¡postre, por supuesto! Con infinitos montones de frutas de temporada de intensas tonalidades, malabi (la panna cotta de agua de rosas popular entre los árabes), delicias turcas y los sabrosos knafeh y baklava, este es el mejor lugar para atiborrarse de azúcar.

Qué pedir: granos de café, una taza de café árabe fuerte y zaatar en el Café Bader; malabi en Sahlav Abu Imad; y knafeh en Mamtakei Kashash.

Knafeh en Mamtakei Kashash Foto de Jessica Halfin.

Parada 9: Jugo recién exprimido.

Pida jugo recién exprimido en los establecimientos sobre la costa. Foto de Jessica Halfin.

Ahora que ha consumido suficiente azúcar, vaya a los establecientos sobre la costa para tomar un vaso de jugo recién exprimido que le refrescará el paladar. En el otoño y la primavera abundan las granadas de profundo color rubí y las naranjas. En el verano, los jugos de zanahoria o de manzana natural.

Parada 10: Heladería Endomela. Calle HaHagana, en la línea de costa.

¿Todavía tiene hambre? Probablemente no, pero siempre hay espacio para un helado. Pruebe los originales sabores de temporada de este establecimiento, como el de agua de rosas, de albaricoque y de cardamomo. Administrado por el famoso chef Uri Jeremias, de Uri Buri, situado en la misma calle, es el lugar perfecto para terminar un delicioso día.

Qué pedir: helado de canela o de arak