Cuando la crisis del COVID-19 mandó a todo el mundo a sus casas a trabajar en pijamas las grandes oficinas corporativas se convirtieron en pueblos fantasmas y los espacios de coworking lucharon por sobrevivir.

Hoy, estos sitios comenzaron a resurgir como lugares “flexibles” de trabajo que ofrecen el antídoto para varios males ocasionados por la pandemia como la “Fatiga de Trabajar desde Casa”, el número fluctuante de persona y las dudas para comprometerse con alquileres a largo plazo o inversiones en infraestructura.

“Debido al hecho de las compañías se vieron obligadas a reconsiderar sus estrategias en los lugares de trabajo, la flexibilidad se convirtió en la clave. Así, vimos un aumento significativo en la demanda de empresas que quieren elasticidad no solo en términos de espacio, sino también de lugar y tiempo”, contó Benjy Singer, gerente general de WeWork Israel.

En enero, esta empresa pionera en espacios compartidos de trabajo abrió su octava ubicación en Tel Aviv:  se trata de WeWork Azrieli Town, que cuenta con 15.000 metros cuadrados de espacio para oficinas en nueve pisos.

Este año WeWork también abrirá en Petaj Tikva la 14 instalación en Israel y llevará su presencia global a aproximadamente 860 ubicaciones en 38 países.

“Si bien muchos cuestionan el papel de la oficina en el panorama del futuro del trabajo, la apertura de nuestra octava ubicación en Tel Aviv reafirma nuestra convicción de que los espacios donde los equipos pueden unirse para colaborar e innovar son fundamentales para el futuro de las empresas”, definió Singer.

WeWork ToHa en Tel Aviv. Foto cortesía de WeWork

 

A su vez Mindspace de Tel Aviv, que durante siete años abrió 31 espacios en 16 ciudades de siete países diferentes, cerró un 83 por ciento más de acuerdos en Israel en los últimos meses en comparación con el año pasado, y tuvo un mes récord de ventas en diciembre.

El cofundador y director ejecutivo de la compañía Dan Zakai manifestó que Mindspace abrió su quinta sucursal israelí en marzo, que consta de 600 estaciones de trabajo en la nueva torre Vitania de Tel Aviv.
La idea es satisfacer una creciente necesidad de empresas grandes y pequeñas.

La torre Vitania de Tel Aviv alberga la nueva instalación de Mindspace. Foto: Dudu Sahar Architectural Photography

“La mayoría de las empresas de primera línea de nuestra cartera -Microsoft, Samsung, Yahoo! y Expedia, entre otras- renovaron sus acuerdos con nosotros incluso si no están usando su espacio ahora porque estos siempre han sido parte de su estrategia y lo  serán aún más después de la pandemia”, expresó Zakai a ISRAEL21c.
El empresario agregó que desde Mindspace se comenzó a ver una demanda de grandes empresas que nunca habían considerado la flexibilidad.

Un nuevo espacio de trabajo de Mindspace en la torre Vitania de Tel Aviv. Foto: Boaz Arad

 

Yotam Elroy, cofundador de Mindspace, dijo que el COVID-19 demostró que el modelo flexible es ideal para empleadores que buscan opciones de lugar de trabajo híbridas totalmente equipadas.

“Por un lado, la mayoría de las empresas expresan interés en soluciones flexibles por períodos de tiempo más cortos a partir de un mes, en comparación con los contratos estándar que duran de cinco a 10 años y por el otro, los dueños están cambiando a acuerdos de gestión y a la presentación de espacios de oficinas flexibles en sus edificios para ayudar a cubrir las vacantes”, remarcó Elroy.

El colapso del turismo generado por la crisis del coronavirus y el auge del trabajo flexible validaron la decisión de Fattal Hotel Group, la cadena hotelera más grande de Israel con más de 200 hoteles en todo el país, Europa y el Reino Unido, de lanzar “habitaciones” de trabajo.

Los primeros “Rooms” se abrieron en el hotel de negocios NYX de Fattal en Tel Aviv en julio de 2019.
Allí, los usuarios disfrutan de comodidades que incluyen servicio de habitaciones (o más bien de oficina) y un conserje mientras que el hotel se beneficia de los ingresos de sus instalaciones durante el horario comercial cuando los huéspedes no están presentes.

“Vimos que el concepto de hospitalidad está cambiando. En el pasado, los hoteles estaban cerrados a cualquier persona que no fuera huésped. En los últimos 10 a 15 años, comenzaron a querer crear un entorno de experiencias locales para que los huéspedes vean a la gente local paseando por ahí y ‘sientan’ la ciudad”, le dijo Nadav Fattal, director ejecutivo de Rooms a ISRAEL21c.

La cadena tiene 21 años de experiencia en hotelería y ahora la volcó al sector de “workpitality” (hospitalidad laboral). El concepto ya se expandió fuera de sus hoteles.

Hace un año se abrió una nueva instalación en Ra’anana y seis meses después en Bnei Brak/Ramat Gan. Por su parte, Rooms Modi’in comenzó a funcionar en noviembre.
Se planea una segunda ubicación en Tel Aviv este verano y una sucursal de Petaj Tikva en 2023.

«Rooms» de trabajo flexible de Fattal en Modi’in. Foto: Itay Banit

 

“Durante esta crisis mundial hubo desafíos en la apertura pero vimos muchas oportunidades. El principal hoy es que la gente no quiere comprometerse pero de allí surgió la oportunidad del modelo flexible que ofrecen los espacios de coworking. No hay que firmar un contrato a largo plazo ni comprar muebles ni preocuparse por el mantenimiento”, señaló Yuval Ratsabi, gerente de Rooms Modi’in.

El empresario hotelero ejemplificó que si una empresa tenía 40 trabajadores y ahora tienes 20, después de la pandemia volverá a contratar a algunos de ellos. Y que de ese modo podrá evaluar mes a mes cuánto espacio necesita

Otra oportunidad que Ratsabi ve es la de acomodar a los empleados que no pueden trabajar desde casa o que buscan la dinámica creativa de estar con compañeros de trabajo al menos una o dos veces por semana.

Rooms Modi’in tiene hoy una ocupación promedio del 40 por ciento. “Al menos el 80 por ciento de la gente viene todos los días, incluso durante los confinamientos encierro. La mayoría de nuestros usuarios son locales, por lo que están a solo unos minutos de casa. La gente estaba esperando este tipo de oportunidad”, dijo Ratsabi.

Flexibilizar las tendencias

Zach Aarons, líder de opinión en tecnología inmobiliaria, y cofundador y socio general de VC MetaProp de Nueva York, afirmó que el modelo de negocio de los espacios flexibles de trabajo fue “reivindicado en un mundo post-COVID” y que aceleró de forma masiva la tendencia “prepandémica” de alejarse de los alquileres de oficinas a largo plazo.

“Hoy no hay ninguna razón para que nadie deba siquiera considerar una oficina clásica. Los proveedores de espacios flexibles tienen una propuesta de valor realmente buena para las pequeñas empresas jóvenes y las grandes compañías ya establecidas. Desde el lado de estas, ya quieren contratar personas de todo el mundo en lugar de un grupo de personas en una ciudad brindar una opción para que los empleados salgan de la casa”, le dijo Aarons a ISRAEL21c desde Brooklyn.

En cuanto a las nuevas y pequeñas empresas que trabajan de forma remota la mayor parte del tiempo, un espacio flexible permite que el equipo “esté reunido en una sala” para mejorar la productividad y la creatividad.

Una encuesta reciente de WeWork a trabajadores en EEUU, Canadá, México y Europa Occidental mostró que aquellos que regresaban a la oficina de uno a cinco días a la semana reportaron un aumento del 40 por ciento en el buen ánimo respecto a los que trabajaban en sus casas a tiempo completo.

“Las empresas buscan volver a la oficina y la flexibilidad es la forma en que lo están haciendo”, afirmó Zakai (Mindspace).

Dan Zakai (izquierda) y Yotam Elroy cofundadores de Mindspace. Foto cortesía de Mindspace

 

El especialista analizó que todo depende de cómo cada país lidia con el COVID-19: “En Alemania, que generalmente está percibido como un Estado que ha manejado bien la crisis, apenas hemos visto un impacto en nuestro negocio”.

De hecho, Mindspace está ampliando su sucursal de Berlín y también la de Filadelfia.

Zakai indicó que hay otros mercados que aún no han despertado, como en San Francisco, donde la gente todavía trabaja desde sus casa, por lo que no hay necesidad de alquilar oficinas. Israel se encuentra en algún punto intermedio.

“Después de unos meses de movimiento muy lento en nuestros espacios, debido a la mentalidad israelí o al exitoso plan de vacunación vemos una gran demanda en los últimos meses de un espacio flexible de trabajo aquí”, agregó.

Oportunidad para la innovación de Israel

Las reglas sobre distanciamiento social, higiene y ventilación presentan nuevos desafíos para los proveedores de espacios de este tipo.

Para Singer (WeWork) el plan “Futuro del trabajo” implementado recientemente por su compañía, presentó cambios y mejoras que incluyen distanciamiento profesional, la priorización del espacio personal, señalización de comportamiento y mayores medidas de saneamiento y limpieza.

De forma similar, Mindspace aplicó un “Sello de Mejores Prácticas” global para que los usuarios se sientan cómodos cuando vayan a trabajar y ajustó las políticas de saneamiento país por país de acuerdo con las regulaciones vigentes.

En ese sentido, Ratsabi dijo que Rooms Modi’in no permite más de diez personas a la vez en un espacio, y que tiene un “robusto” sistema de ventilación así como ventanas que se pueden dejar abiertas.

Aarons, por su parte, manifestó que tener que actualizar el sistema de ventilación para cumplir con las demandas de seguridad del espacio de trabajo durante la pandemia generó una gran presión financiera para los propietarios de edificios porque consumen más energía y coloca a los dueños en un difícil equilibrio entre satisfacer las necesidades de salud de los ocupantes y cumplir con los estándares de emisiones destinados a prevenir los efectos a largo plazo de la contaminación en la salud.

“Lo que puede ayudar son las empresas que logren hacer circular el aire de manera más agresiva cuando hay personas en la oficina, sin exceder los límites de emisión de dióxido de carbono. En ese sentido, creo que las startups de Israel están bien posicionadas para afrontar este desafiante problema de ingeniería”, dijo Aarons.

Pickspace, un directorio global de espacios de trabajo y motor de recomendaciones con sede en Tel Aviv, también busca aliviar la carga general con un innovador software de administración de propiedades.