El rumor se extendió rápidamente en las redes sociales: hubo un asesinato en la ciudad. Pero la verdad era otra. Se trataba de un serio accidente de tráfico, no más. El intendente de la ciudad sabía que tendría que hacer frente al rumor del asesinato antes de que estallara y cundiera el pánico.

Afortunadamente, el funcionario contaba con una ventaja gracias a ZenCity, una nueva compañía con sede en Tel Aviv que mide lo que llama “sentimiento ciudadano” para ayudar a que las municipalidades entiendan las necesidades de los residentes.

ZenCity logra esto recopilando comunicaciones de fuentes oficiales (correos electrónicos enviados al gobierno municipal o los registros del centro de llamadas de éste) y no oficiales (lo que las residentes escriben en Facebook, Twitter y otras redes sociales).

En el ejemplo del asesinato, el intendente había recibido una alerta en su teléfono después de que ZenCity detectara una cantidad considerable de conversaciones de usuarios de Twitter que usaban la palabra “asesinato” al referirse a cierto barrio de la ciudad. Eso le dio tiempo para reaccionar y detener la propagación de desinformación.

Pero todas las alertas son tan dramáticas. A los residentes les preocupan más los baches y las aceras agrietadas. Pueden llamar por teléfono para presentar una queja, pero muchos prefieren quejarse en línea. ZenCity procura de que esos mensajes sean recibidos.

La compañía usa inteligencia artificial y aprendizaje automático para buscar en las varias fuentes que rastrea. En abril obtuvo un millón de dólares del fondo de capital riesgo de Microsoft y fue una de los tres ganadores de la competición “Innovate.AI” de la misma, con lo cual superó a 200 compañías emergentes más.

El equipo de ZenCity en Tel Aviv. Cortesía.

Ese millón significa mucho para la joven empresa, fundada en 2015. Antes de eso había recibido apenas 1,7 millones de dólares de financiación de otra fuente.

La firma no sólo recopila datos que luego almacena. Los clasifica en varias categorías que se pueden recibir en tiempo real, como resúmenes diarios o para planeamiento a largo plazo. Puede identificar también todo tipo de tendencias y anomalías. Por ejemplo, advierte cuando los residentes empiezan a hablar repetidamente sobre cierto asunto y, ​​quizás lo más importante, es que puede entender los “sentimientos” de estos.

Eyal Feder-Levy, jefe ejecutivo de la compañía, dio a ISRAEL21c un ejemplo de ese sentimiento en una ciudad que trataba de decidir dónde asignar fondos públicos. La municipalidad decidió no renovar un parque donde entrenaba una liga de béisbol de menores. Hubo una reacción inmediata entre los residentes contra la medida porque ésta no tenía adónde ir.

“La decisión de no renovar la dejaba por fuera”, dijo Feder-Levy. “La reacción fue muy negativa y la intensidad como se abordó el asunto opacó otros problemas de la ciudad”.

La municipalidad cambió de opinión y la liga se salvó.

No eran las grietas

ZenCity también ayudó a una ciudad a descubrir qué le molestaba a los residentes sobre las aceras. El ingeniero municipal creía que eran las grietas. Pero el software de la compañía pudo determinar que el problema más importante eran los automóviles y los botes de basura que las bloqueaban.

La municipalidad duplicó el número de inspectores de estacionamiento y retiró la basura de las aceras. “El sentimiento pasó del 80% negativo al 52% positivo, y la gente dijo ‘finalmente, la ciudad nos está escuchando'”, dijo Feder-Levy.

ZenCity procura no violar la privacidad de los usuarios. Los datos del centro de llamadas no incluyen nombres y la compañía sólo monitorea los espacios públicos de las redes sociales.

El costo del servicio que ofrece depende del número de habitantes de una ciudad. Una grande podría pagar cientos de miles de dólares. Las más pequeñas pagan alrededor de 15.000 dólares al año.

El servicio es fácil de configurar y todo opera a través de la nube. “Nunca visitamos a la mayoría de nuestros clientes”, dijo Feder-Levy.

La mitad de la población del mundo vive ahora en áreas urbanas y el número va en aumento. Hacer que nuestras ciudades sean más inteligentes es primordial.

El servicio de ZenCity ha crecido en popularidad: 25 ciudades son clientes en Estados Unidos (San Francisco, Calif.; Fort Lauderdale, Fla.; y Arlington, Va.) e Israel (Tel Aviv, y Haifa).

Si bien la mayoría de las ciudades tienen problemas similares (seguridad, transporte, clima, eventos públicos y actividades extracurriculares encabezan la lista), a veces hay asuntos que afectan a una en particular.

En Florida, por ejemplo, por razones de su clima, no hay muchas solicitudes para retirar la nieve. Pero una vez, dijo Feder-Levy, “tuvieron un problema con las iguanas, algo que no se en todas partes”.

Para más información, haga clic aquí.