Ofir Aharon estaba hacienda su último año de doctorado en electroóptica cuando a su madre le diagnosticaron un melanoma.

Tras la noticia, investigó todo lo que pudo para terminar con este mortal cáncer de la piel y llegó a la conclusión de que más de la mitad de las lesiones de melanoma malignas (por lo general, lunares) fallan al ser diagnosticadas en los dos primeros años tras su aparición. Esta es una etapa en la que tratamiento podría salvar vidas.

“Los médicos dicen que el 50 por ciento de los casos de cáncer de la piel comienzan como algo inocente y luego se complican pero los patólogos familiares con la estructura de estos tejidos dicen que el 95 por ciento de las lesiones que parecen inofensivas ya han nacido como cáncer. Me pregunté por qué no había ningún instrumento que pudiera diagnosticar esto con antelación”, afirmó Aharon a ISRAEL21c.

Ofir Aharon, fundador de Scade Medical. Foto: cortesía

El científico aseguró que vio un vacío en estas circunstancias. “Yo sabía que algo estaba pasando debajo de la piel y que se iba a convertir en cáncer”, dijo.

Aharon habló con dermatólogos y expertos en electroóptica sobre la idea de explorar lesiones debajo de la piel desde diferentes campos ópticos y usar algoritmos para extraer las diferencias entre las imágenes para cuantificar distorsiones leves.

“Mis amigos me dijeron: ‘Si quieres hacer una mitzva por tu madre, hazlo también para el mundo entero’. Así entré en esto”, recordó Aharon.

En 2015 dejó su trabajo como un investigador en KLA-TENCOR para centrarse en el desarrollo del escáner y los algoritmos de su empresa emergente, Scade Medical en un laboratorio de Israeli Chief Scientist y la Fundación Singapur-Israel de R&D Industrial (SIIRD).

BlueSky, el prototipo de escáner de la empresa emergente está basado en la tecnología DOSI (diferencial de escaneado de óptica adaptativa) que inventó Aharon. Esto proporciona datos en tiempo real al contrario que otros sistemas disponibles para dermatólogos.

Prototipo de escáner BlueSky que detecta melanomas. Foto: cortesía

Siete vidas salvadas durante los ensayos clínicos

Durante los estudios preliminares clínicos en el Centro Médico Soroka de Beersheva, la tecnología DOSI detectó del 100 por ciento de 77 lesiones en la piel. Una prueba de concepto (POC) sobre 139 lesiones realizadas en cinco clínicas en Jerusalén, Roma y Texas, detectó el 92 por ciento y la sensibilidad del 100 por ciento.

De acuerdo con Aharon, el nuevo método es cuatro veces mejor que el sistema común de histología. “Ya hemos salvado siete vidas en las clínicas donde hemos probado el dispositivo”, manifestó. Y añadió: “Una mujer de 25 años que se sometió a las pruebas del escáner DOSI comentó que tenía un lunar en su pierna desde hacía años. Lo exploraron con mi máquina y detectaron una distorsión”.

Aunque cinco dermatólogos pensaban que el lunar era inofensivo, Aharon los convenció de quitarlo para examinarlo en profundidad. “Terminó siendo un melanoma en etapa avanzada. En pocas semanas el tejido habría producido metástasis. Sin el método DOSI estaría muerta”, describió el científico.

El profesor Avner Shemer, dermatólogo del Centro Médico Sheba. Foto: cortesía

El profesor Avner Shemer, dermatólogo del Centro Médico Sheba de Tel HaShomer, cree que el prototipo BlueSky tiene un gran potencial para ayudar a dermatólogos a hacer un diagnóstico de melanoma más cierto y que se podría usar en casa por los mismos pacientes para comprobar sus propios lunares. “Cada dos días, los pacientes vienen a mi clínica para ser escaneados para saber si sufren cáncer de piel”, explicó Shemer a ISRAEL21C.

El instrumento principal para la detección es un dermatoscopio y Shemer afirmó que el invento de Aharon es el primero dinámico en su tipo. Porque detecta iones polarizados dentro del lunar, que se mueven de manera diferente que en un lunar benigno. Esto, según el académico, es un sistema único e inteligente.

Según la Organización Mundial de la Salud, se diagnostican cerca de 132.000 nuevos casos de melanoma por año en todo el mundo. El melanoma mata a un estadounidense cada hora y es en particular frecuente en Australia y Nueva Zelanda. Estos son tres de los siete países en los cuales la tecnología DOSI está patentada.

Scade Medical está compuesto por un equipo multidisciplinario de empresarios y ejecutivos de la industria médica y un consejo consultivo de dermatólogos y cirujanos. La empresa está creando una junta directiva en busca de financiación para desarrollar el prototipo y comenzar con los ensayos clínicos.

“La tecnología también tiene el potencial para marcar márgenes de lesión, evitar procedimientos de supresión innecesarios, cicatrización e implantes de piel”, explicó Aharon.

En una futura etapa, Scade Medical lanzará el dispositivo para su utilización casera. La idea es que las personas puedan examinarse a sí mismas sin salir del hogar.

La empresa ya ha contactado a líderes de opinión de Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia, Inglaterra e Israel en busca de colaboraciones.

Para más información, clic aquí