El City Transformer, hecho en Israel, un automóvil inteligente eléctrico con carrocería que se contrae con sólo presionar un botón y que cabe en un estacionamiento pequeño, fue presentado en el quinto Congreso Internacional de Alternativas al Carburante y Movilidad Inteligente, que se llevó a cabo en Tel Aviv en octubre.

Diseñado para dos pasajeros, se considera como el primero de este tipo en el mundo.

Asaf Formoza, director ejecutivo de City Transfomer, y Udi Meridor, director de Innovación de la compañía, hablaron con ISRAEL21c mientras montaban un modelo en Petah Tikva.

“Contamos con la colaboración y participación de compañías grandes, entre las que están Yamaha Motor Ventures; Altair, que fabrica software de simulación para Ferrari, Fiat; y Rassini, compañía de suspensiones en México que trabaja con Mercedes Benz, Maserati y otras marcas de lujo”, dijo Formoza.

Después de que se pliegan los ejes, el automóvil se contrae y llegar a medir tan sólo un metro de ancho. Antes del plegado su tamaño original es, aproximadamente, 1,48 m.

“Tiene 1.000 partes en vez de las 30.000 de un automóvil corriente y cuesta sólo un euro conducir 100 kilómetros en él”, dijo Meridor.

Puede alcanzar una velocidad de 90 km por hora en modo de conducción. En modo de estacionamiento, y ya encogido para estacionar, la velocidad alcanzaría los 50 km por hora.

Tiene climatizador y su chasis de aluminio pesará alrededor de 450 kg, sin incluir batería, conductor y pasajero. El tamaño de la batería aún no se ha determinado.

“Estamos en negociaciones con uno de los mayores fabricantes para la batería y el sistema de motopropulsión”, dijo Meridor.

City Transformer también planea ofrecer una versión de tres asientos, para un adulto y dos niños, así como otra para transportar mercancías pequeñas en un solo asiento.

La versatilidad y tamaño del automóvil son su principal característica. Cortesía.

Diseñado por Yama Group en Kfar Netter, cerca a Netanya, el prototipo tendrá software para conexión en red y está previsto ser lanzado como vehículo de conducción autónomo de Nivel 3, con frenado y aceleración controlados por computadora.

Según Meridor, el objetivo final es producir un modelo completamente autónomo, o de Nivel 5. “Tenemos una ventaja competitiva porque podemos incorporar tecnologías rápidamente y asociarnos con otras compañías que ofrecen soluciones cuando la tecnología ya está desarrollada”.

Los automóviles, de bajo mantenimiento y eficientes energéticamente, son producidos pensando en conductores individuales y en flotas corporativas.

“También esperamos usarlo en estaciones de carros compartidos porque ocupa casi el mismo espacio que las bicicletas de uso compartido, y esa es una de las mayores ventajas”, dijo Meridor.

Formoza, que tiene un doctorado en ingeniería mecánica de la Universidad Ben Gurion, puso en marcha la empresa en 2013 con sus socios Gideon Goldwine, compañero de clase en la institución y cofundador de un equipo de estudiantes para construir el primer automóvil israelí de Fórmula SAE; y Erez Abramov, ingeniero práctico y piloto de carreras con experiencia en el desarrollo de vehículos deportivos de motor.

City Transformer, con oficinas en Ramat Gan, en el casco urbano de Tel Aviv, planea iniciar una ronda de financiación de Serie A a comienzos de 2018 para producir los primeros 50 automóviles.

Formoza estima que el modelo básico probablemente costará 10.000 dólares, y el Premium, 13.000 dólares, sin incluir la batería y los impuestos.